Brasil aplicará a los turistas españoles las mismas normas que España exige a los brasileños

La medida entrará en vigor el próximo 2 de abril.

Brasil ha endurecido las condiciones para los españoles que visiten el país iberoamericano. Además de los requisitos habituales, ahora se solicita un comprobante de los medios económicos para pasar sus vacaciones en el país, y si el hospedaje se produce en una residencia particular se deberá aportar carta de invitación de un particular residente en la ciudad brasileña de destino.

El consulado del país iberoamericano en Madrid ha publicado en su web las nuevas condiciones que deben cumplir los turistas para entrar en Brasil a partir del próximo 2 de abril.

Para empezar, el pasaporte deberá estar en vigor con un mínimo de seis meses hasta la fecha de caducidad. En segundo lugar, el turista debe contar con billete de vuelta confirmado y con la fecha concretada.

A estos dos requisitos habituales, Brasil ha sumado otros tres importantes. El turista deberá disponer de un comprobante de los medios económicos de los que dispone para pasar sus vacaciones en el país iberoamericano.

Las autoridades han fijado en 170 reales (80 euros) diarios el dinero mínimo con el que debe contar el viajero para manutención durante su estancia en Brasil. Es decir, para una semana serían necesarios 1.190 reales (560 euros). La comprobación se realizará a través de tarjeta de crédito y la última factura de la misma para comprobar su límite.

Junto a los requisitos anteriores, el turista que se aloje en un hotel deberá aportar a la entrada del país el documento comprobante de la reserva ya pagada.

Si el hospedaje se produce en una residencia particular, se deberá aportar carta de invitación del particular residente en la ciudad brasileña de destino. En ella se debe indicar el plazo de estancia del turista, con firma del declarante compulsada en notario brasileño y acompañada de comprobación de residencia emitido a nombre del declarante.

Reciprocidad de condiciones

En 2011, alrededor de 180.000 turistas españoles viajaron a Brasil de vacaciones y otros 100.000 españoles residen en el país carioca. En España viven hoy unos 80.000 brasileños.

La decisión de Brasil de endurecer sus requisitos para los españoles podría ser la respuesta a los problemas de los brasileños para acceder a España. Brasil tiene la costumbre de aplicar reciprocidad en normativas aplicadas por los países a sus ciudadanos, y exige visado a los estadounidenses, canadienses y mexicanos.

España aplica a los brasileños los requisitos de los veintiséis países europeos que adhirieron al espacio Schengen, que unifica los controles fronterizos externos. Pero la nueva política brasileña sólo se aplicará a los españoles, y no a otros europeos, debido a que España es donde esos requisitos se aplican de manera más estricta y son más los brasileños cuyo ingreso es rechazado.

El aumento del número de brasileños a los que se les negó el acceso en el aeropuerto de Barajas en Madrid generó tensiones en 2008, pero ambos Gobiernos llegaron a un acuerdo para mejorar esa situación. En 2007 se negó el ingreso a España a 3.013 brasileños; en 2008, a 2.196; en 2009, a 1.714; en 2010, a 1.695; y en 2011, a 1.005 (datos hasta agosto), según la cancillería brasileña.

Ya somos 188.900