Los consumidores eligen la 'asamblea-farsa' de Movistar como El Peor Anuncio del Año

Para FACUA, se trata de una auténtica burla al movimiento del 15M intentado aprovecharse de su imagen y sus decisiones asamblearias. Ha sido elegido con el 35% de los votos.

Los consumidores españoles han elegido el spot de la asamblea-farsa de Movistar donde son sus clientes quienes deciden democráticamente sus tarifas como El Peor Anuncio del Año.

El anuncio de Movistar, que para FACUA es una auténtica burla al movimiento del 15M intentado aprovecharse de su imagen y sus decisiones asamblearias, ha sido elegido con el 35% de los votos. El segundo más votado, con el 22%, ha sido el de la supuesta "tarifa tranquilidad" de Endesa.

Los cinco nominados en la tercera edición de estos premios eran, junto a la de Movistar, la campaña de Activia de Danone, la del AppleCare Protection Plan de Apple, la tarifa de supuesta Tranquilidad de Endesa y la publicidad comparativa de Metro de Madrid.

El año pasado, El Peor Anuncio fue para la campaña de los pagarés de Nueva Rumasa, el fraude la familia Ruiz Mateos que afectó a miles de inversores. El anterior el premio se lo llevó Si es legal, es legal, la polémica campaña contra las descargas del Ministerio de Cultura.

 

En las próximas horas, FACUA dará a conocer los resultados de las votaciones en la categoría principal de estos premios, La Peor Empresa del Año, donde compiten Bankia, CAM, Movistar, Vodafone y Ryanair.

Los consumidores han votado a sus favoritos desde el 6 de marzo hasta hoy, Día Mundial de los Derechos de los Consumidores, a través de la página web FACUA.org/lapeorempresa.

 

Los cinco nominados a El Peor Anuncio

Asamblea, de Movistar, el ganador. Decenas de personas permanecían sentadas en círculo mientras una de ellas, en el centro, distribuía los turnos de palabra, hasta que al final todas alzaban las manos cuando alcanzan el consenso. Cualquiera diría que se trataba de una asamblea del 15M, pero el objetivo de esta reunión era el de "pedir SMS gratis para todos". El anuncio suscitó multitud de críticas de los consumidores por aprovechar la imagen de un movimiento social para tratar de transmitir que la empresa tomaba las decisiones por consenso de sus usuarios.

Activia con Bífidus ActiRegularis, de Danone. "Me ayuda a sentirme menos hinchada", dicen algunos de los protagonistas de los spots publicitarios de Activia, que no dudan en recomendárnoslo para llevar una vida más saludable. Pero no hay sentencias científicas que avalen las bondades que la marca anuncia en sus publicidades. Las administraciones siguen pasivas ante sus anuncios engañosos donde se atribuye propiedades casi milagrosas a productos que no son medicamentos.

AppleCare Protection Plan, de Apple. La compañía fue denunciada por FACUA por enviar correos electrónicos en los que hace creer a sus clientes que la garantía de sus productos es de sólo un año para venderles una ampliación a través de un seguro. Independientemente de que el seguro comercial ofrecido por la compañía pueda ampliar las condiciones, la legislación española establece que el periodo de garantía legal de un producto nuevo es de dos años desde la compra.

Tarifa Tranquilidad, de Endesa. "Olvídate del precio de la luz con un descuento garantizado hasta Octubre de 2013" y "yo quiero estar tranquilo, por eso me gustaría que el precio de la luz y el gas no subiera, por ejemplo, durante los próximos tres años". Así se anunciaba la tarifa, pero en realidad la oferta no garantizaba la congelación del precio, y además el precio de cada kWh consumido era superior al fijado por el Gobierno.

Más por menos, de Metro de Madrid. Bajo el lema "Más por menos", el suburbano de la capital alardeaba de tener el billete sencillo más barato de todas las grandes capitales europeas y de ofrecer mejores servicios a pesar del tarifazo' decretado en verano, que elevó un 50% el precio del billete. Pero el pequeño detalle que la campaña pasó por alto, y que algunos usuarios se encargó de retocar, fue el de comparar los salarios mínimos.

Ya somos 188.948