Ryanair cobra una bebida y un sandwich a un pasajero que sufrió un infarto

Después de no prestarle asistencia. A la llegada del vuelo no había ningún equipo médico esperando.

Una familia sueca ha denunciado la falta de atención recibida por sus miembros en un vuelo de Ryanair entre Inglaterra y Suecia en el que el hombre sufrió un infarto y ningún miembro de la tripulación le atendió.

Per-Erik Jonsson, de 63 años, sufrió un ataque cardiaco durante el vuelo. Cuando perdió el conocimiento su esposa avisó a la tripulación, que carecía de preparación para ejercer una reanimación, según ha explicado su hijastra, Billie Appleton a la cadena Fox.

Según denuncia la familia, la explicación de las azafatas es que el hombre sólo había tenido una bajada de tensión, por lo que le ofrecieron un sandwich y un refresco.

Appleton, que trabaja como enfermera, se hizo cargo de reanimar a su padrastro, consiguiendo que volviese a respirar, momento que aprovechó una de las azafatas para presentar la factura por el bocadillo y la bebida.

Según un portavoz de Ryanair los trabajadores de la compañía actuaron de manera correcta, afirmando que la labor de la tripulación es garantizar que al llegar al aeropuerto el paciente encuentre una ambulancia que pueda tratarle. Sin embargo según la familia de Jonsson a la llegada no había ningún equipo médico.

Ya somos 190.548