Propuesta al Gobierno de varias comunidades

FACUA considera una atrocidad querer cobrarle a los enfermos por su manutención en los hospitales

La asociación rechaza la intención de varias comunidades autónomas de hacer pasar por caja a los pacientes por los menús, la limpieza de sábanas y toallas o el mantenimiento de las camas, y que pretendan cargarles hasta por ducharse o dormir mientras permanecen ingresados.

FACUA considera una atrocidad querer cobrarle a los enfermos por su manutención en los hospitales

FACUA-Consumidores en Acción considera atroz la intención manifestada por gobernantes de varias comunidades autónomas de cobrarle a los enfermos por algo tan elemental como su manutención mientras permanecen ingresados en el hospital.

Hasta ahora, Galicia, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha han sido ya algunas de las autonomías que han propuesto al Gobierno central su intención de cargar una parte del coste de los menús a los pacientes de los hospitales públicos.

La asociación rechaza así unas medidas que incluyen que los enfermos asuman también de forma parcial conceptos tan básicos para su curación como la limpieza de sábanas y toallas o el mantenimiento de las camas.

FACUA se pregunta en qué manera puede incidir en el tratamiento de una enfermedad el que un paciente no pueda hacer frente al coste de su propia nutrición, de la higiene propia y la de su entorno o ni tan siquiera pagarse una cama para pernoctar durante su recuperación.

De igual modo, FACUA se cuestiona si al usar términos como "pensión completa" para hablar del proceso de curación de un enfermo, los portavoces de estas comunidades están frivolizando al atribuir a la sanidad pública cualidades propias de un servicio de hospedaje.

En este sentido, la asociación considera aberrantes las declaraciones del presidente gallego Alberto Núñez Feijóo, que aboga incluso por sumar a la lista conceptos como "ducharse, comer o dormir en los hospitales".

Esta concepción de la sanidad pública, unida al reciente veto a la atención primaria de inmigrantes, está claramente encaminada a convertir los hospitales en centros de recuperación para ricos, señala FACUA, y supone un paso más en la mercantilización de un derecho humano como es la salud.

FACUA critica además la postura de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, que delega ahora en las comunidades autónomas la responsabilidad de todas estas competencias, cuando su ministerio no dudaba en aplicar recientemente medidas como el copago sanitario o farmacéutico sobre todo el territorio español.

Ya somos 190.613