Bruselas reclama a Google que elimine prácticas publicitarias que incurren en abuso de posición dominante

La Comisión Europea da "semanas" al buscador para que las corrija.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha pedido este lunes a la empresa estadounidense Google que ofrezca en cuestión de "semanas" medidas correctivas para acabar con sus abusos de posición dominante identificados por Bruselas en el mercado de las búsquedas a través de Internet.

El objetivo es encontrar una solución negociada a la investigación que el Ejecutivo comunitario lanzó en noviembre de 2010 y evitar un procedimiento sancionador formal que acabe en una multa.

"Espero que Google aproveche la oportunidad para resolver rápidamente nuestras preocupaciones", ha dicho Almunia en una rueda de prensa.

El vicepresidente de la Comisión ha enviado una carta al presidente de Google, Eric Schmidt, en la que le detalla cuatro áreas en las que el Ejecutivo comunitario ha identificado prácticas que pueden considerarse abuso de posición dominante.

La empresa estadounidense debe ofrecer ahora a Bruselas medidas correctivas para resolver estos problemas. Si el Ejecutivo comunitario las considera satisfactorias, las someterá a una investigación de mercado y las convertirá en jurídicamente vinculantes.

En caso contrario, Almunia enviará a Google un pliego de cargos con las acusaciones formales y avanzará hacia la imposición de una multa por abuso de posición dominante. Un posible acuerdo, ha avisado el vicepresidente, tampoco pondría fin a otras investigaciones de Bruselas sobre la empresa estadounidense, como la referida a su sistema operativo para móviles Android.

La primera cuestión que preocupa a Bruselas es que, en los resultados de sus búsquedas, Google ofrece vínculos a sus propios buscadores especializados, por ejemplo en restaurantes o en noticias y les da un "trato preferente" respecto a herramientas similares de sus rivales.

Además, según Bruselas, Google copia contenido original de las webs de sus rivales, por ejemplo reseñas de restaurantes, sin autorización previa. En tercer lugar, la Comisión está preocupada por los acuerdos de "exclusividad de facto" firmados entre Google y sus socios en los sitios web donde Google incluye anuncios de búsquedas, que impiden también la entrada de rivales.

Finalmente, Almunia ha denunciado las restricciones que Google impone a la portabilidad de campañas de anuncios de búsquedas desde su plataforma AdWords a las plataformas rivales.

Ya somos 190.650