Denunciados los dueños de tres empresas andaluzas con 2.000 litros de aceite sin etiquetar ni registro sanitario

Transportaban en un camión aceite a granel sin ningún documento que certificara su procedencia o trazabilidad del mismo.

Agentes del Seprona de la Guardia Civil de Lebrija (Sevilla) han denunciado a los propietarios de tres empresas por una presunta infracción administrativa a varias normativas, ya que fueron sorprendidos intercambiando casi 2.000 litros de aceite sin etiquetado, referencia ni registro sanitario.

Los hechos se iniciaron cuando la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Lebrija fue avisada por sus compañeros de Tráfico de que, en la autovía A-4 en dirección Cádiz, habían interceptado un camión con aceite que les resultaba sospechoso, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado de prensa.

Una vez llegados al lugar los agentes del Seprona procedieron a inspeccionar la carga del camión y a interrogar a su conductor, comprobando que, efectivamente, se transportaba aceite a granel, sin ningún documento que certificara su procedencia o la trazabilidad del mismo.

El aceite, que tampoco tenía el necesario registro sanitario, estaba contenido, por un lado, en un bidón de 1.000 litros, con un peso de 940 kilogramos, y por otro lado, en 180 bidones de cinco litros cada uno.

La Guardia Civil averiguó que el aceite procedía de dos empresas expedidoras localizadas en Priego de Córdoba y que la partida tenía como destino otra empresa receptora, ubicada en la provincia de Cádiz, donde al parecer se procedería a su envasado. El único documento que poseía el conductor del camión es un albarán.

La patrulla del Seprona de Lebrija informó al conductor del camión de que el vehículo sería inmovilizado y de que la carga se trasladaría a dependencias policiales de Las Cabezas de San Juan, donde quedaría pendiente de que el veterinario jefe del Distrito Sanitario Sur de la Consejería de Salud le realizara los análisis pertinentes y practicara la correspondiente acta de inspección sanitaria.

Por todo esto y, una vez completadas sus investigaciones, la Guardia Civil procedió a denunciar a los responsables de las tres empresas implicadas en sendas infracciones administrativas.

Así, entre las irregularidades observadas destacan que utilizaban un envasado --bidón de 940 Kilos-- superior al debido, no portando sistema de cierre ni etiquetado, mientras que el envasado de aceite se hizo sin etiquetado que haga referencia al lugar de origen, nombre comercial y registro sanitario.

Además, se detectó una posible irregularidad en el control de calidad en el lugar de origen del aceite, pudiendo tratarse de un producto falseado, a lo que se suma la ausencia de etiquetado y de registro sanitario.

Ya somos 190.640