FACUA Sevilla suscribe el manifiesto contra el aparcamiento subterráneo de la Alameda

Asociaciones y vecinos critican que el Gobierno municipal ponga el centro histórico al servicio de un pequeño lobby, en lugar de atender a los intereses generales de los ciudadanos.

Las organizaciones miembros de la plataforma contra la construcción de un aparcamiento en la Alameda de Hércules, entre las que se encuentra FACUA Sevilla, han lanzado un manifiesto para mostrar su rechazo al proyecto.

Esta plataforma ha surgido en el seno de la reunión convocada el pasado 7 de mayo por la asociación vecinal Casco Antiguo La Revuelta a la que se han sumado numerosos colectivos vecinales y sociales.

En el manifiesto, asociaciones y vecinos critican que el Gobierno municipal ponga el centro histórico al servicio de un pequeño lobby, en lugar de atender a los intereses generales de los ciudadanos:

Manifiesto contra el proyecto de aparcamiento rotatorio y subterráneo en la Alameda de Hércules  

El Ayuntamiento de Sevilla ha iniciado los trámites para modificar el Plan General de Ordenación Urbana vigente, derogando la prohibición de que se construyan aparcamientos rotatorios en el Centro Histórico recogida en el artículo 6.5.35.4, con la intención declarada de promover la construcción de un aparcamiento subterráneo en la Alameda de Hércules.

Las asociaciones, colectivos, vecindario y usuarios de esta zona nos oponemos radicalmente a esa nueva regulación urbanística y ejerceremos cuantas acciones consideremos legítimas para manifestar el rechazo vecinal a esta absurda iniciativa municipal e impedir la consumación de este disparatado proyecto.

Esta oposición la realizamos para defender la Alameda como un espacio recuperado, vivo, plural y peatonal; basándonos en el rico uso que un gran sector de la ciudadanía hace de él y apoyándonos en fundadas razones:

La recuperación de este espacio urbano, degradado hasta fechas muy recientes, ha sido fruto de un costoso esfuerzo de ciudadanos y administraciones que han invertido mucho tiempo, trabajo y dinero para conseguir convertirlo en el espacio de convivencia y diversidad que es hoy. Una inversión que el actual Gobierno Municipal, en un ejercicio de revanchismo, quiere hacer olvidar.

Concebimos la Alameda como un espacio público para toda la ciudadanía, donde el “diseño para todos” permita su disfrute a cualquier persona. Tenemos la certeza de que permitir un aparcamiento en esta plaza limitaría seriamente su uso por parte de amplios colectivos, como son las personas con diversidad funcional, personas mayores y niños.

La política de desregulación del tráfico y fomento del vehículo privado en la que se enmarca esta iniciativa, no sólo es contraria al PGOU en vigor y a las tendencias seguidas en materia de movilidad en nuestro entorno, sino que además va contra las directrices autonómicas, estatales y europeas de fomento del transporte público y el urbanismo sostenible.

La viabilidad de este aparcamiento es muy dudosa, ya que su construcción plantearía problemas geotécnicos y de destrucción del arbolado y su posterior explotación provocaría la saturación de los accesos, agravando además el problema de aparcamiento ilegal e indiscriminado creado por el propio Ayuntamiento al derogar el Plan Centro.

Este es un proyecto innecesario y costoso, dado que existen alternativas más coherentes, simples y austeras para favorecer la accesibilidad universal al centro, como son el fomento del transporte público, primando a los autobuses municipales en lugar de a los coches privados, potenciando los itinerarios peatonales, los carriles bici y ejecutando los inconclusos aparcamientos en el borde del casco.

Con esta iniciativa, el actual Gobierno Municipal pone el centro histórico al servicio de un pequeño lobby, en lugar de atender a los intereses generales del vecindario, olvidando que este proyecto ya se intentó hace catorce años y entonces, como ahora, la oposición vecinal impidió que se consumara.

¡No! A la política de acceso indiscriminado al centro en vehículo privado.

¡No! A la modificación del PGOU para permitir aparcamientos rotatorios en el centro.

¡No! Al aparcamiento subterráneo en la Alameda

¡Sí! A una Alameda viva, plural y peatonal.

Ya somos 188.836