Nueva York podría restringir la venta de refrescos azucarados de gran tamaño

El alcalde pretende prohibirla en restaurantes, cines y carritos callejeros para luchar contra la obesidad en la ciudad.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, pretende prohibir la venta de bebidas refrescantes de gran tamaño y otras con alto contenido en azúcares en restaurantes, cines y carritos callejeros para luchar contra la obesidad en la ciudad.

Bloomberg ha dado a conocer sus planes en una entrevista con el diario The New York Times de la que se ha hecho eco la agencia EFE y que ha recibido la crítica de asociaciones de empresarios que venden ese tipo de bebidas.

"La obesidad es un problema nacional y en todo Estados Unidos, los responsables de salud pública se lamentan y dicen que es terrible", dijo el edil a ese medio, al que declaró que "aquí se hace algo (...) Creo que es lo que la gente quiere que haga el alcalde".

La propuesta de Bloomberg, que será votada por el concejo municipal de Salud en junio y de ser aprobada entrará en vigor en marzo de 2013, prohibiría la venta de bebidas de ese tipo de al menos 464 mililitros en restaurantes, cines y carritos de venta callejera, muy populares en la Gran Manzana y en el resto de EEUU.

La medida también afectaría a otros lugares muy habituales y populares de la ciudad donde los neoyorquinos suelen comer a diario, como los delis o restaurantes en los que se venden bocadillos, ensaladas y comida fría, o las franquicias de comida rápida e incluso los estadios deportivos, añade el diario.

En la prohibición quedarían incluidas desde las bebidas energéticas a los refrescos tipo soda o el té frío azucarado.

No lo estarían, sin embargo, las que tienen menos de 25 calorías, así como las aguas vitaminadas o el té sin azúcar, muy de moda entre los neoyorquinos y que contienen cero calorías.

Ya somos 188.763