Organizaciones sociales sevillanas critican el modelo de las áreas de urbanismo y movilidad del Ayuntamiento hispalense

Compromiso Social para el Progreso de Sevilla denuncia la falta de diálogo del Consistorio en asuntos transcendentales para los ciudadanos.

Organizaciones sociales sevillanas critican el modelo de las áreas de urbanismo y movilidad del Ayuntamiento hispalense

Compromiso Social para el Progreso de Sevilla, plataforma de organizaciones sociales de la que forma parte FACUA Sevilla, critica las últimas decisiones adoptadas por el Ayuntamiento de la capital en materia de movilidad y urbanismo. La Plataforma denuncia la falta de diálogo por parte del Consistorio en asuntos fundamentales como la planificación de la movilidad en el centro histórico o la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

El Ayuntamiento ha apostado durante su primer año de mandato por medidas en materia de movilidad contrarias a las directrices autonómicas, estatal y europea. Lejos de fomentar el transporte público y la preferencia del peatón en los centros históricos urbanos, el Consistorio apuesta por medidas contrarias a los intereses ciudadanos.

La nueva regulación urbanística iniciada por el Ayuntamiento con propuestas de modificación del PGOU que parecen favorecer iniciativas privadas que se contraponen al interés público. Por este motivo, la Plataforma solicita la convocatoria urgente de la Comisión de Seguimiento del PGOU.

Compromiso Social para el Progreso de Sevilla critica que se adopten modificaciones de gran calado sin justificación técnica y consenso con los agentes sociales pese a ocasionar graves incidencias sociales, medioambientales y económicas.

Manifiesto de la plataforma

Las veintisiete organizaciones que conforman Compromiso Social para el Progreso de Sevilla  no comparten  las últimas decisiones adoptadas por el Ayuntamiento hispalense en materia de movilidad y urbanismo, denunciando la ausencia de diálogo en asuntos fundamentales como son la planificación de la movilidad en el centro histórico o la modificación del PGOU.

El actual gobierno del Ayuntamiento de Sevilla ha apostado durante su primer año de mandato por medidas de movilidad claramente contrarias a los intereses ciudadanos para el centro de nuestra ciudad, situándose en contra de las directrices autonómicas, estatales y europeas que inciden en la necesidad de fomentar el transporte público y la preferencia del peatón en los centros históricos urbanos. La eliminación del Plan Centro, en unión a la inexistencia de una planificación alternativa destinada a limitar el tráfico y la velocidad de paso en la zona, ha significado un grave paso atrás y una clara degradación de la calidad de vida de los residentes y los usuarios del entorno; una situación que se muestra especialmente patente en vías como Águilas, Zaragoza o Baños en las que ni siquiera se respetan unas condiciones mínimas de accesibilidad universal en el espacio público.

Compromiso Social para el Progreso de Sevilla se opone frontalmente a la nueva regulación urbanística iniciada por el Ayuntamiento, por no estar consensuada con el movimiento ciudadano, al entender que las propuestas de modificación del Plan General de Ordenación Urbana vigente parecen ser concebidas para favorecer iniciativas privadas claramente opuestas al interés público así como para fomentar el acceso en automóvil privado al centro de la ciudad, situaciones graves que nos llevan a solicitar la convocatoria urgente de la Comisión de Seguimiento del PGOU.

La recalificación de la antigua comisaría de la Gavidia con el fin de crear un nuevo centro comercial en la zona así como la derogación de la prohibición de que se construyan aparcamientos rotatorios en el Centro Histórico son transformaciones de gran calado que no pueden adoptarse sin la existencia de ningún tipo de justificación técnica y en base al consenso social, especialmente si tenemos en cuenta las graves incidencias sociales, medioambientales y económicas que ocasiona un aumento incontrolado del volumen de tráfico que accede al centro.

Las políticas de movilidad, tráfico y transporte tienen también un impacto en la salud de las personas. Según el modelo de ciudad, se puede facilitar o impedir el uso de los espacios públicos, con las consecuencias que esto tiene para toda la población, pero de manera especial para la infancia (donde estos espacios son fundamentales para desplazarse andando, jugar y llevar una vida activa en condiciones seguras), las personas mayores y de movilidad reducida.  Una adecuada política de movilidad, tráfico y transporte, se asocia a una reducción de lesiones por accidentes y a una disminución del impacto negativo en la salud de la contaminación atmosférica y acústica. Pero va aún más allá, ya que facilita la actividad física (caminar, jugar, etc.) y la cohesión social, permitiendo espacios para compartir entre niños, niñas, personas adultas y mayores.

La actividad física previene la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres. La cohesión social se asocia a mejor salud mental y a una reducción de la morbilidad cardiovascular. Todo esto ha llevado a organismos internacionales (como la Organización Mundial de la Salud –OMS-) y a la  propia Unión Europea a recomendar una evaluación del impacto en salud antes de implantar nuevas políticas de movilidad, tráfico y transporte. Asimismo, hay múltiples recomendaciones e iniciativas en este sentido, como el programa Ciudades Amigas de la  Infancia (de UNICEF) y las redes mundiales de Ciudades Amigas de las Personas Mayores y de Ciudades Saludables, proyectos ambos de la OMS.

Compromiso Social para el Progreso de Sevilla se opone de manera directa a las políticas desarrolladas en nuestra ciudad que se está dando la espalda a los intereses de los ciudadanos a través de iniciativas como la construcción de un aparcamiento en la Alameda de Hércules o la eliminación de obras aprobadas para todos los distritos de la ciudad por valor de 30 millones de euros con el fin de construir la SE-35 a través de un parque público;

Por otro lado, Compromiso Social para el Progreso de Sevilla considera que las políticas de movilidad deben afrontarse desde una perspectiva global, más allá del casco histórico y atendiendo al conjunto de barrios, distritos y espacios industriales de la ciudad, de sus déficits y retos a medio plazo para mejorar la accesibilidad, la movilidad de las personas y facilitar el desarrollo económico y la generación de empleo.

En este sentido, y desde la necesidad de apostar por el mayor de los consensos en cuestiones de tamaña envergadura y trascendencia para la ciudad, reclamamos al Ayuntamiento que apueste por la elaboración participativa de un Plan General de Movilidad Urbana Sostenible. Queremos hacer mención, de igual forma, a la capacidad de la movilidad sostenible como sector emergente y potencial generador de miles de empleos, tal y como resalta la propia Estrategia Europa 2020.

Entendemos que la política urbanística puede ser uno de los principales instrumentos que apoyen e incentiven la reactivación económica y la generación de empleo, si bien el camino de poner el suelo público (principal patrimonio con el que cuenta la ciudad) al servicio de intereses privados se ha demostrado ya como erróneo y perjudicial para el interés general.

Compromiso Social para el Progreso de Sevilla, está formada por Compromiso Social para el Progreso de Sevilla está formado por FACUA Sevilla, UCA-UCE, Hispalis, Fampa, Feansal, Cempe, Cepes, Feves, Federación Provincial de AA.VV., CCOO, UGT, Attac, Coordinadora Girasol lgtb, Federación de Transexuales, Plataforma 2015 y más, Mujeres Progresistas, Fórum de Política Feminista, FAMS-Cocemfe, Asociación Luna, Asociación Progresistas, Peatones de Sevilla, Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, AUGC, UGC, SUP, UFP, Asociación Memoria, Libertad y Cultura Democrática.

Ya somos 188.948