En zonas turísticas

FACUA considera una intromisión en las competencias autonómicas la imposición de libertad de horarios comerciales

El Gobierno central pretende ir en contra de pequeños y medianos comerciantes, colectivos sociales y algunos Gobiernos regionales, opuestos a una medida que no se ha demostrado que fomente el empleo.

FACUA considera una intromisión en las competencias autonómicas la imposición de libertad de horarios comerciales

FACUA-Consumidores en Acción considera que los planes del Gobierno para liberalizar horarios en las zonas turísticas de al menos 14 grandes ciudades supone una imposición y una auténtica intromisión en las competencias de las autonomías.

La asociación se opone así a una medida que ya cuenta con el rechazo de asociaciones de pequeños y medianos comerciantes, sindicatos, organizaciones sociales e incluso algunas comunidades autónomas, colectivos contrarios todos a una medida que no se ha demostrado que fomente el empleo.

Según ha anunciado el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, el Gobierno planea modificar la normativa comercial para obligar a al menos a 14 grandes ciudades a delimitar un área con libertad de apertura comercial en domingos y festivos.

Para FACUA, el Ejecutivo central parece defender sólo los intereses de las grandes superficies y centros comerciales partidarios de la libertad horaria, y va claramente en detrimento del pequeño y mediano comerciante que se ha pronunciado en contra de la misma.

Horarios ya flexibles

FACUA recuerda que la Ley 1/2004, de 21 de diciembre, de Horarios Comerciales, ya regula los distintos supuestos en los cuales un comercio puede abrir fuera de su horario habitual y reconoce la libertad de horario para comercios de menos de 300 metros.

Para la asociación, existe actualmente un amplio abanico de posibilidades que permite a los comerciantes tener un régimen de horario muy flexible y compatible con las diferentes modalidades de comercio, además de los doce festivos al año estipulados por la normativa.

Con el modelo de liberalización de horarios que planea imponer el Gobierno central, serán los grandes centros comerciales los únicos con capacidad para competir en esta liberalización horaria, lo que a la larga provocará la desaparición del pequeño y mediano comercio en perjuicio del consumidor.

Por ello, FACUA apuesta por un modelo que permita la convivencia de las distintas modalidades de distribución comercial donde el consumidor pueda elegir, y no que se fomente el consumismo como una modalidad más de ocio alejado de criterios de consumo racional y sostenible.

Ya somos 188.781