Sin fecha de finalización

FACUA ve una tomadura de pelo que Bruselas prorrogue otra vez las restricciones a líquidos en el equipaje de mano

Contribuye a crear una alarma injustificada de ataque terrorista y supone un gran negocio para las tiendas de los aeropuertos.

FACUA ve una tomadura de pelo que Bruselas prorrogue otra vez las restricciones a líquidos en el equipaje de mano

FACUA-Consumidores en Acción considera una tomadura de pelo a los pasajeros que la Comisión Europea vuelva a prorrogar, de forma prácticamente indefinida, las restricciones a los líquidos en el equipaje de mano de los aviones.

Según la propuesta adoptada este miércoles 18 de julio, los pasajeros seguirán sin poder introducir en la cabina líquidos en envases de más de 100 mililitros, sin que se establezca una fecha para que finalicen las limitaciones.

Ahora, Bruselas sólo plantea que a partir de enero de 2014 comiencen a instalarse de forma progresiva los nuevos sistemas para controlar los líquidos en periodo de pruebas.

La medida debía haber expirado inicialmente en abril de 2010, una vez que se dispusiera de la tecnología necesaria para detectar los explosivos líquidos, pero fue prorrogada por la Comisión hace casi tres años. Ahora, como los aeropuertos siguen sin implementar los protocolos previstos, vuelve a ampliarse el plazo para perjuicio de los usuarios.

Un gran negocio para los duty free

FACUA denuncia una vez más que la medida no responde realmente a garantizar la seguridad de los pasajeros, sino que contribuye a crear una alarma injustificada ante la excusa de que persiste el riesgo de atentados con explosivos líquidos.

Las restricciones suponen además un gran negocio para los establecimientos comerciales de los aeropuertos, ya que los envases con líquido que superen los 100 mililitros que se pueden introducir en los aviones únicamente se pueden adquirir en los duty free.

Una situación de abuso que padecen los pasajeros, ya que no tienen más remedio que a adquirir cualquier producto, incluso artículos de primera necesidad como el agua, a unos precios desorbitados, que no se ajustan a mercado.

Situaciones ridículas

Más allá de los líquidos, FACUA recuerda que en relación a los protocolos de seguridad se llegan a dar situaciones ridículas. Así, está prohibido que un usuario lleve en su equipaje de mano un cortauñas, pero puede llegar a introducir en el avión un cuchillo de metal que utilice en un restaurante situado en la zona de embarque. En ocasiones, son las propias aerolíneas las que facilitan a los pasajeros estos utensilios si sirven comidas.

Ya somos 190.563