Cae una banda de 'clonadores' de tarjetas

Instalaba aparatos de falsificación para copiar los datos de las bandas magnéticas.

Agentes de Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a la clonación de tarjetas bancarias que instalaba aparatos de falsificación en cajeros automáticos de la capital. La operación que se ha saldado con la detención de siete personas y la intervención de veinticinco de estas máquinas que la banda recibía directamente desde Bulgaria.

Según ha informado la Dirección General de la Policía Nacional a través de un comunicado, el grupo ocultaba estos aparatos de "skimming" en los cajeros para copiar los datos de las bandas magnéticas, los cuales eran "volcados" en tarjetas vírgenes. La fabricación de los dispositivos de "skimming" se desarrollaba en un trastero de Madrid, mientras que la "clonación" de las tarjetas tenía lugar en otra vivienda, también en la capital.

La organización utilizaba las tarjetas fraudulentas para retirar pequeñas cantidades de efectivo o bien las remitía a Méjico, donde eran empleadas para adquirir productos en establecimientos comerciales y venderlos en el mercado negro.

Las investigaciones comenzaron el pasado mes de abril, a raíz del envío de un paquete sospechoso desde Bulgaria a una de las componentes del grupo organizado, asentado en España. El envío contenía varios dispositivos de "skimming"usados para copiar los datos de las bandas magnéticas de tarjetas bancarias. El paquete fue en todo momento controlado por los agentes, quienes identificaron asimismo a la receptora y determinaron su domicilio.

Aparatos enviados desde Bulgaria

A partir de ese momento, las pesquisas se centraron en la identificación del resto de componentes del grupo y de su "modus operandi", dividido en varias fases. En primer lugar, recibían y preparaban los dispositivos de copia, enviados desde Bulgaria, país de origen de los miembros del grupo, examinaban diversas entidades bancarias y colocaban los dispositivos de "skimming" en cajeros automáticos de forma que resultaran inadvertidos para los usuarios.

Estos dispositivos captaban en segundo plano la información contenida en las bandas magnéticas de las tarjetas bancarias, sin que los titulares percibieran nada irregular. Los datos de las bandas magnéticas genuinas eran posteriormente volcados mediante el uso de material informático en otros tipos de tarjetas, ya preparadas para su uso fraudulento.

La fase de utilización de las tarjetas "clonadas" estaba marcada por la obtención del máximo efectivo posible antes de que los auténticos titulares se percataran de la estafa. De esta manera, extraían pequeñas cantidades de efectivo en cajeros automáticos hasta que el perjudicado detectaba el fraude o bien hacían llegar los datos de las bandas magnéticas a Méjico, donde eran usados para adquirir productos en establecimientos comerciales y revenderlos en el mercado negro.

Pillados "in fraganti"

La operación ha culminado con la detención de los siete integrantes del grupo, varios de los cuales han sido arrestados "in fraganti", cuando instalaban un dispositivo de "skimming" en un cajero de Madrid. Además, se han practicado dos registros en una vivienda y un trastero de la capital utilizados como taller de fabricación y centro de falsificación.

En los registros, los agentes se han incautado de veinticinco aparatos de "skimming" con lectores de banda y microcámaras incluidas, cuarenta tarjetas vírgenes utilizadas para volcar los datos obtenidos, todo el material informático necesario para la grabación y el volcado de los datos contenidos en las bandas magnéticas y dos placas emblema falsas de la Policía Nacional.

La investigación ha sido desarrollada por agentes de la Sección de Medios de Pago de la Comisaría General de Policía Judicial, con la colaboración de la Sección Operativa de Apoyo, la Sección de Pericias Informáticas de la Comisaría General de Policía Científica y la Agencia Tributaria.

Ya somos 188.932