Los españoles son los europeos que más problemas tienen con sus compañías eléctricas

Un estudio de la Comisión Europea refleja también que España es, tras Bélgica, el país cuyos usuarios confían menos en el cumplimiento de las leyes por parte de las eléctricas.

Los españoles son los consumidores europeos de electricidad que más problemas han tenido con sus suministradores eléctricos y que lo tienen más difícil para comparar sus ofertas, según un estudio realizado por la Comisión Europea (CE) en 2011.

El análisis, elaborado por el Consumer's Market Scoreboard de la CE, sitúa además a España, solo por detrás de Bélgica, como el país cuyos consumidores confían menos en el cumplimiento por parte de los suministradores de las normas de protección de sus derechos y se encuentran más insatisfechos con el servicio.

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha incluido esta encuesta en su último informe sobre la evolución de la competencia en los mercados de gas y electricidad, en el que constata el elevado grado de descontento de los consumidores con el servicio de luz y un aumento en los cambios de suministrador relacionado con este malestar y con el incremento de la sensibilidad hacia los precios de la electricidad.

Casi el 50% de los consumidores españoles ve difícil comparar los servicios ofrecidos por los distintos suministradores, lo que convierte a España, junto a Bélgica, en el único país que supera el 45%. Este porcentaje dista además mucho del entorno del 10% registrado en algunos países nórdicos.

También casi la mitad de los consumidores españoles dice haber tenido algún problema con su suministrador, mientras que en la mayor parte de los países europeos este porcentaje se sitúa por debajo del 15%.

Los consumidores que no confían en que su suministrador cumpla las normas de protección a los consumidores también suponen cerca de la mitad del total, si bien en Bélgica son más del 60%.

Los consumidores españoles insatisfechos con el suministro alcanzan el 30% del total, lo que contrasta con el 45% de Bélgica, pero se encuentra a mucha distancia del resto de los países, donde generalmente este porcentaje no supera el 15%.

En la comparativa global, España obtiene 84 puntos y se encuentra a la cola de la UE de 27, sólo por delante de Bélgica, que recibe 83,7 puntos. La comparativa usa como referencia 100 puntos, que se asignan a la UE de 27. Suecia lidera la clasificación, con 109 puntos.

Ya somos 188.933