Durante el verano

La Generalitat catalana sancionará a Renfe por retrasos "sistemáticos"

El conseller de Territorio y Sostenibilidad en Cataluña, Lluís Recoder, ha destacado que será la primera vez que el Gobierno catalán sancione a Renfe por incumplimiento de servicio, "porque antes no había instrumentos legales para hacerlo".

El conseller de Territorio y Sostenibilidad en Cataluña, Lluís Recoder, ha anunciado este jueves que la Generalitat sancionará a Renfe por "toda una serie de retrasos sistemáticos" durante el verano, por los cuales se abrió un expediente el 21 de septiembre y se cerrará la próxima semana.

En declaraciones a Rac1 recogidas por Europa Press, Recoder ha destacado que será la primera vez que el Gobierno catalán sancione a Renfe por incumplimiento de servicio, "porque antes no había instrumentos legales para hacerlo".

El primer expediente se abrió en septiembre en aplicación de la ley omnibus aprobada en el Parlament, en la que se incluía la capacidad sancionadora de la Generalitat sobre los operadores públicos de transporte.

"(Este expediente) acabará en sanción, y esperemos que sea importante", ha dicho el responsable territorial sin querer concretar cifras, pero ha insistido en que se deberá al trato dado a los usuarios.

"No podemos tolerar que estas molestias a los usuarios, además de ser totalmente inujsutificadas, se vayan repitiendo", ha justificado. La sanción se deberá a incumplimiento de servicios y de horarios y a falta de comunicación.

Ha constatado que de junio a agosto se suspendían servicios sin justificación: "Sabemos que obedecía a un conflicto laboral dentro de la compañía que al final no se manifestaba en forma de huelga sino en abandono de trenes, pero es un problema que Renfe debe resolver con sus trabajadores".

Fallos en la huelga del miércoles

Además, ha lamentado que, a raíz de la huelga ferroviaria de este miércoles, "ha fallado la comunicación al ciudadano, el anuncio de la convocatoria de huelga, la comunicación y explicación de servicios mínimos, y han reducido lo que les ha parecido".

Al preguntársele por los problemas de tráfico del miércoles -también hubo huelga de Metro y de taxi- y al planteársele si en un día así se puede abrir el carril VAO a todos los conductores unas horas, ha dicho que el VAO "no es poner dos calzadas más en la C-58, sino promover una movilidad diferente, ir cambiando los hábitos".

Tres días después de ponerse en funcionamiento el VAO de esta carretera, ha admitido que hoy no se gastarían "ni en broma" 80 millones de euros en un carril como este, ni mucho menos.

"Años atrás vivíamos una cierta fiesta permanente en materia de inversiones. Es difícil juzgarlo en 2012 con los ojos de tres o cuatro años atrás", ha reconocido.

Ya somos 188.765