Nuevos datos sobre la tragedia

La Policía concluye que en el Madrid Arena había 23.000 personas, más del doble de su aforo

Diviertt, la organizadora, puso la seguridad en manos de una empresa integrada por neonazis.

La Policía concluye que en el Madrid Arena había 23.000 personas, más del doble de su aforo
Momento de la actuación del DJ Steve Aoki, cuando la sala acumuló mayor cantidad de público. | Foto: 20minutos.es (CC BY-SA 3.0)

Alrededor de 23.000 personas, más del doble del aforo permitido en el Madrid Arena (10.600), estuvieron en la fiesta de Halloween donde una avalancha causó la muerte de las jóvenes Katia Esteban, Belén Langdon, Rocío Oña y Cristina Arce.

La investigación policial revela que "se vendieron unas 19.900 entradas""3.000 personas se colaron con la connivencia de los miembros de la empresa de seguridad que vigilaban el interior del recinto", según la información del atestado preliminar que ya tiene el juez del caso, Eduardo López Palop, a la que ha tenido acceso el diario 20 Minutos.

Se trata de más del triple de las 7.000 personas que en un principio informó al Ayuntamiento de Madrid la organizadora, Diviertt. Y más del doble de las 9.600 entradas que la empresa aseguró haber vendido.

"Se trataba de un procedimiento habitual. En muchas ocasiones vendían entradas en negro. Éstas tenían la misma numeración que las originales, pero con una marca, así superaban el aforo permitido", ha explicado un trabajador del ocio nocturno al citado diario.

Prácticas que también permiten ahorrarse impuestos por taquilla, tanto con el Estado como con la SGAE -que mantiene cuatro pleitos por impagos con el máximo responsable de Diviertt, Miguel Ángel Flores, y varias peticiones de información.

La empresa encargada de la seguridad, integrada por neonazis

Asimismo, Público ha desvelado que Diviertt contrató para vigilar el recinto a una empresa integrada por ultras neonazis, Kontrol 34. El diario indica que los setenta y cinco encargados de la seguridad del interior del Madrid Arena no eran profesionales, ninguno fue dado de alta esa noche y tan sólo cobraron 6 euros por hora.

El diario indica que el objeto social de la empresa es la organización de eventos, aunque DivierTT informara al Ayuntamiento de que los trabajadores de Kontrol 34 se encargarían de que dentro del recinto se estuviera seguro.

El actual administrador único de esta empresa es Juan Carlos García Perdiguero, histórico cabecilla del grupo ultra Frente Atlético, que se hizo famoso entre los ultras madrileños en 1988 por apuñalar a un policía municipal y cuyas detenciones e ingresos en prisión se han seguido sucediendo hasta 2008, año en que los juzgados de instrucción 2 y 4 de Madrid pidieron su prisión preventiva por diferentes delitos.

El antecesor de García Perdiguero como administrador de Kontrol 34 es Jesús María Álvarez Plaza, un abogado estrechamente relacionado con el organizador de la fiesta, Miguel Ángel Flores. Según fuentes de los cuerpos de seguridad, "es difícil creerse que Flores no conociera la procedencia y los antecedentes de esta empresa, ya que ha tenido vinculaciones con ellos desde hace bastante tiempo".

IU denuncia que Diviertt nunca debió ser contratada por sus deudas

Por su parte, este martes IU ha denunciado al Ayuntamiento y a la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, propietaria del Madrid Arena, al considear que Diviertt nunca debió ser contratada.

En las instrucciones internas de la empresa pública se puntualiza que el contratante debe estar al día de sus pagos con el Estado, pero Diviertt acumula en los juzgados cuarenta y cinco notificaciones por impagos (en su mayoría a la Seguridad Social) y seis embargos por importes que superan los 216.000 euros. Según Madrid Espacios y Congresos, dichas instrucciones no afectan al alquiler de los inmuebles, sino a servicios como obras y limpieza.

Flores alquilaba frecuentemente el Madrid Arena como sede para sus fiestas. Así, Infinitamentegay, Klubbers o las celebraciones de Año Nuevo tenían a este edificio como residencia fija varias veces por temporada.

En la nota promocional del Año Nuevo de 2011 su empresa presumía de "los más de 90.000 asistentes acumulados en las cuatro celebraciones anteriores de este evento", lo que se traduce en que superaba habitualmente su aforo ante la pasividad del Ayuntamiento.

Ya somos 188.851