FACUA pide a los futuros alcaldes que no limiten la participación ciudadana al día de las elecciones

Entre sus peticiones a los alcaldables, la Federación solicita que las asociaciones de consumidores entren en los consejos de administración de las empresas municipales, medidas para evitar el silencio administrativo ante las peticiones y recursos de los ciudadanos y la eliminación de la publicidad de alcohol y tabaco en los soportes municipales.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) pide a los futuros alcaldes que no limiten la participación ciudadana al día de las elecciones dado que la democracia sólo es real cuando durante toda una legislatura se escucha y atiende la voz de la sociedad civil a través de sus organizaciones representativas, desde el respeto a su independencia política y sin favoritismos.

Entre sus peticiones a los alcaldables, FACUA solicita que las asociaciones de consumidores formen parte de los consejos de administración de las empresas municipales con voz y voto, para que los representantes de los usuarios participen en todas sus decisiones en materia de transportes, suministro de agua, limpieza y vivienda, entre otras. Igualmente, demanda que los poderes públicos fomenten la vertebración de la sociedad fomentando el fortalecimiento de organizaciones ciudadanas sin mediatizaciones de tipo partidista.

Asimismo, pide un incremento sustancial de las inspecciones en materia de Consumo sobre establecimientos y servicios, que pueden llevarse a cabo mediante una transformación de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor. La Federación solicita que los funcionarios de las OMIC asuman competencias inspectoras y que los ayuntamientos suscriban convenios con las asociaciones de consumidores para que éstas se encarguen del asesoramiento a los ciudadanos.

En las relaciones de los ciudadanos con la Administración, la Federación pide que se adopten medidas para que el silencio administrativo deje de ser la respuesta a numerosas peticiones y recursos, algo negativo tanto cuando tiene efectos desestimatorios como estimatorios, al limitar o reconocer los derechos de los ciudadanos sin exponer ni analizar los motivos. FACUA plantea asimismo que las ventanillas de atención al ciudadano abran también en horario de tarde.

En relación a los servicios públicos, FACUA considera que el transporte público colectivo debe ser el eje fundamental del transporte urbano en las grandes ciudades, adecuando carriles exclusivos que le permitan mejorar su velocidad y frecuencia y reservando las zonas más céntricas y conflictivas de los cascos históricos a este transporte y los residentes. Asimismo, el sector del taxi debe tener un número de licencias acordes a las necesidades reales de los ciudadanos y ser sometido a controles que garanticen su calidad, regularidad y legalidad.

En el suministro de agua, debe impulsarse la utilización de dispositivos ahorradores y obligar la implementación de estas medidas en las viviendas y locales de nueva construcción, además de fomentar la instalación de contadores individuales subvencionados y mantener tarifas que penalicen el consumo excesivo. De cara a la recogida de residuos, la Federación demanda campañas que fomenten la reducción y el reciclado de los mismos, su recogida selectiva y la aplicación de tasas diferenciadas del suministro de agua para que se valoren en las mismas otros parámetros indicativos de la generación real de basuras.

En lo que se refiere a las políticas ambientales, la Federación demanda ciudades sostenibles bajo una concepción integral. Junto a las medidas anteriores, solicita el fomento del uso de la bicicleta y el ciclomotor, habilitando las infraestructuras más adecuadas para ello, como carriles-bici con recorridos coherentes y estacionamientos. En este apartado, también pide que se garantice la existencia de zonas verdes suficientes, limpias y vigiladas.

En el apartado de políticas sociales, FACUA exige que se trabaje de forma real y eficiente en la eliminación de las barreras arquitectónicas para discapacitados. De cara a los jóvenes, pide que se creen alternativas culturales y deportivas realmente interesantes y accesibles. Asimismo, demanda ciudades libres de publicidad de alcohol y tabaco, prohibiendo estos anuncios en los soportes de titularidad municipal.

En materia de urbanismo y vivienda, la Federación plantea la necesidad de destinar el suelo público urbanizable de carácter residencial a la construcción de promociones de alquiler protegido, antes que sumarse a la especulación del sector en un afán por obtener la mayor rentabilidad económica. Dicha oferta debe dispersarse por todo el término municipal para evitar la creación de guetos de marginación para los sectores de economía más modesta que tan lamentables consecuencias están teniendo en numerosas ciudades.

Ya somos 203.657