Hoy, las tasas hubieran costado 430 euros

Vodafone, condenada a pagar 3.000 euros a una clienta por incluirla en una lista de morosos

La operadora le exigía el pago de 68,69 euros pese a la existencia de una sentencia previa que reconocía que la beneficiaria no debía cantidad alguna a la empresa.

El juzgado de Primera Instancia número 1 de Elche ha condenado a Vodafone a indemnizar a una clienta con 3.000 euros en concepto de daños y perjuicios más el abono de 96,06 euros que la demandante pagó indebidamente a la compañía, según publica el diario Información.

La sentencia se produce después de que la demandante presentara previamente una demanda de juicio verbal contra la operadora, que resultó condenada al pago de 68,69 euros a su entonces cliente.

Pese a que la sentencia fue notificada en diciembre de 2010, la demandante "continuó recibiendo llamadas a toda hora y cartas reclamando una supuesta deuda ya contemplada por la indicada sentencia y de la que resultaba un saldo a favor de la mandante".

Esta situación perduró hasta el punto de que la demandante viera rechazado que se le anticipara su facturación como letrado del turno de oficio, dado que Vodafone la había incluido desde junio de 2011 en un listado de morosos.

Además, según se recoge en la sentencia, esto provocó que el crédito de su tarjeta bajara de 3.000 a 600 euros, algo que llevó a la demandante a pagar a la empresa telefónica la cantidad reclamada para poder seguir pleiteando y que la compañía la diese de baja del registro de deudores.

Por todas estas circunstancias, la demandante acudió al juzgado para solicitar una indemnización de 10.000 euros por intromisión ilegítima de la demandada en el honor a la demandante, y la devolución de la factura indebidamente cobrada.

Por su parte, Vodafone alegó en la vista oral celebrada en el juzgado de Primera Instancia número 1 que no habían recibido la notificación de la sentencia, lo que a su juicio, motivó que la demandante continuase estando en el registro de morosos durante más de seis meses después de haberse notificado la resolución anterior del juzgado número 5.

Ahora, la sentencia recuerda que este hecho supone una vulneración patente del reglamento de protección de datos de carácter personal, que exige la existencia de una deuda cierta, vencida y exigible que haya resultado impagada.

Sin embargo, el titular del juzgado de Primera Instancia número 1 hace alusión en los fundamentos de derecho a la jurisprudencia en esta materia del Tribunal Supremo, e indica que "resulta que la demandante figuró en el referido registro desde el 27 de julio de 2011 y si bien no consta cuando desapareció del mismo, la primera constatación de tal extremo data de julio de 2012".

Hoy, las tasas hubieran costado 430 euros

Además de mostrar su satisfacción por la sentencia judicial, el letrado de la demandante, Manuel Navarro, remarcó que si la demanda se hubiera interpuesto tras la entrada en vigor la nueva Ley de Tasas, la demandante hubiera tenido que desembolsar alrededor de 430 euros. 

Ya somos 190.557