Llamadas a revisión en 2009-10

Toyota afronta el pago de 830 millones de euros a los demandantes por defectos en EEUU

Por un supuesto fallo electrónico que provocaría aceleraciones repentinas e involuntarias.

El fabricante de vehículos japonés Toyota tiene que afrontar el pago de 830 millones de euros a los demandantes por defectos en EEUU, según Euronews.

Es la suma que la marca ha acordado pagar para compensar a los propietarios de sus vehículos por las llamadas a revisión realizadas durante el período 2009-10 en el país norteamericano. Parte del dinero irá destinado a instalar nuevos sistemas que eviten aceleraciones involuntarias.

Aunque Toyota se niega a reconocer haber cometido error alguno, el pago de esta cifra evitará a la compañía nipona enfrentarse a un proceso judicial que puede llegar a ser más largo y costoso.

La marca ha recibido millones de quejas por un supuesto fallo electrónico que provocaría aceleraciones repentinas e involuntarias.

La medida cubre cerca de 16 millones de vehículos Toyota, Lexus y Scion vendidos en Estados Unidos de los modelos fabricados entre 1998 a 2010.

Ya somos 190.625