El lobo cuidando de las ovejas

FACUA ve humillante obligar a los usuarios a ir al banco que les desahució para optar al fondo de viviendas

Ni Gobierno ni bancos hacen ningún favor con alquileres de entre 150 y 400 euros a familias que en muchos casos tienen que seguir pagando la hipoteca de su vivienda embargada.

FACUA-Consumidores en Acción considera una aberración que los usuarios que fueron desahuciados por su banco tengan que acudir a esta misma entidad financiera para poder acogerse al fondo social de viviendas.

El convenio firmado este jueves entre el Gobierno, un total de 33 entidades financieras, la FEMP y varias ONG recoge como primera opción que "las solicitudes de viviendas por los beneficiarios se dirigirán a la entidad de crédito titular del préstamo hipotecario cuyo impago haya originado el desalojo de la vivienda habitual del solicitante".

La asociación califica de humillante que el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy obligue a pasar por este trámite a aquéllos que, en muchos casos, todavía tienen que pagar por su vivienda embargada, debido a la ineficaz regulación en materia de dación en pago.

FACUA cree que ni el Gobierno ni los bancos están haciéndole ningún favor a estas familias con alquileres de entre 150 y 400 euros, que se suman al pago de la hipoteca pendiente, y considera insuficiente la cifra de 5.891 viviendas para un país que ha sufrido en torno a 350.000 desahucios desde 2008.

Los bancos valorararán un riesgo social que ellos mismos han fomentado

La asociación cuestiona cómo pueden ser estos bancos desahuciadores los que se vayan a encargar de valorar la necesidad o el riesgo social de unas situaciones de vulnerabilidad que ellas mismas han fomentado, en un gesto que sería comparable a poner al lobo a cuidar de los corderos. Incluso para poder reclamar, quienes se acojan a este fondo tendrán que acudir a los servicios de atención al cliente de las propias entidades.

FACUA recuerda que muchas de estas mismas han sido las que no tuvieron reparo ninguno en su día para conceder hipotecas en condiciones imposibles a familias que claramente no las podían asumir.

Para FACUA, las lagunas existentes en el convenio firmado dejan en el aire cuestiones tales como los plazos que deberían cumplir los bancos para atender las solicitudes, o cuáles serían las condiciones concretas de los contratos de alquiler más allá de su duración, de hasta tres años, por debajo de lo estipulado en la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos.

Ya somos 190.562