Diferencias de hasta el 354% en 28 ciudades

Las tarifas del agua subieron en España una media del 5% en el último año, según un estudio de FACUA

Demanda la aplicación de tarifas progresivas que facturen en función del número de habitantes del inmueble y penalicen consumos excesivos.

Las tarifas del agua subieron en España una media del 5% en el último año, según un estudio de FACUA

FACUA-Consumidores en Acción ha detectado diferencias de hasta el 354,4% en las tarifas del suministro domiciliario de agua en 2012 de veintiocho ciudades españolas (ver tabla), lo que supone una diferencia anual de hasta 409,08 euros (más IVA) en consumos de 10 metros cúbicos con un contador de 15mm, cánones y recargos incluidos (sin contemplar alquiler y mantenimiento de contadores).

El análisis de FACUA pone de manifiesto que las tarifas para las familias que consumen 10 m3 mensuales han subido desde el último estudio publicado por FACUA, en noviembre de 2011, una media de casi el 5%.


Diferencias desproporcionadas

Las diferencias de tarifas entre la ciudad más cara y la más barata es desproporcionada, alcanzando el 354,4% en el caso del consumo mensual de 10 m3 y contador de 15mm. Esto representa una diferencia anual en las facturas de hasta nada menos que de 409,08 euros (siempre más IVA).

Para contadores de 13mm y consumo de 10m3, los importes más elevados son los de Murcia 27,36, Cádiz, 21,22 y Palma de Mallorca 20,37 euros. En el otro extremo se encuentra Valladolid, que independientemente de si el calibre del contador es de 13 o 15mm su coste es de 9,62 euros.

En el caso de contadores de 15mm y consumo de 10m3, los precios más caros se abonan en Alicante 43,71, Murcia, 33,50, Santa Cruz de Tenerife, 23,67 y Córdoba, 23,63.

Tomando como referencia un consumo de 10m3 con un contador de 13mm, el importe medio es de 15,84 euros más IVA, mientras que si se utiliza un contador de 15mm, este asciende a 17,56 euros siempre más IVA y sin tomar en consideración el coste por alquiler o mantenimiento de contadores.

El análisis de FACUA pone de manifiesto que las tarifas (con cánones y recargos) para las familias que consumen 10 m3 mensuales han subido desde el último estudio publicado por FACUA, en noviembre de 2011, una media del 5,1% si se tienen contadores con calibre de 13 mm y del 5% para los de 15 mm.

Tomando como referencia un consumo de 10 metros cúbicos mensuales y un contador de 13 mm, la mayor subida del precio del agua para consumos domésticos se ha producido en Valladolid, con un incremento del 20,9%, seguida de la de Santander con un aumento del 15,5% (en ambo casos se ha producido un cambio en la estructura tarifaria) y Logroño y Ciudad Real, 10,2%.

FACUA recuerda que estas subidas se refieren no sólo a los incrementos aprobados por las empresas suministradoras de agua, sino también por los aumentos en los cánones o por la aparición de otros nuevos, de las comunidades autónomas.

Número de residentes de la vivienda

FACUA entiende que el concepto de ahorro o despilfarro no puede desvincularse del número de residentes de la vivienda. Por ello, debe avanzarse en la aplicación de tarifas progresivas que penalicen consumos por encima de determinadas cantidades, pero además facturando en función de los habitantes del inmueble.

En la actualidad sólo una de las ciudades analizadas, Sevilla, tiene unas tarifas vinculadas al número de personas que residen en la misma. A Coruña aplica tarifas distintas a partir de cuatro o más miembros en el núcleo familiar.

Por otro lado, en diecinueve municipios se tiene en cuenta si los titulares del suministro conforman una familia o vivienda numerosa para aplicar tarifas más reducidas en las viviendas donde residen más de tres personas.

FACUA considera que, mientras se avanza a la facturación por número de habitantes del inmueble, sería necesario establecer bonificaciones para donde convivan más de tres miembros y no se considere familia numerosa. Estos núcleos familiares podrían estar pagando el metro cúbico como si estuvieran derrochando agua cuando en realidad pudieran estar realizando un consumo racional del agua.

Carencia normativa

En España, el suministro domiciliario de agua es una competencia de los ayuntamientos, que gestionan, bien directamente por el propio ente o a través del otorgamiento de las concesiones del servicio a empresas públicas, privadas o mixtas. En algunos casos existen cánones o recargos autonómicos que repercuten en los consumidores que tienen carácter finalista, habitualmente para sufragar obras de abastecimiento, saneamiento y/o depuración.

FACUA exige a los ayuntamientos y entidades gestoras la participación de las asociaciones de consumidores en el diseño de las tarifas y formar parte de los Consejos de Administración de las empresas gestoras.

FACUA continúa demandando una norma marco de ámbito nacional que regule aspectos como los procedimientos para la aprobación de las tarifas, que deben incluir el trámite de audiencia de las asociaciones de consumidores, las indemnizaciones a percibir si se producen cortes del suministro por motivos que no respondan a fuerza mayor o acciones de terceros, la periodicidad de lectura de los contadores y facturación, las condiciones de presión y caudal mínimas exigibles por los usuarios, los procedimientos que garanticen la suspensión o la baja en el suministro y los sistemas para la resolución de las reclamaciones.

Además debería existir una norma  que clarificase el precio del agua y los conceptos repercutibles a los usuarios  por el sector, trabajando por un modelo lo más claro posible.

La asociación también reivindica la obligación de que las empresas cuenten con teléfonos gratuitos y oficinas para la atención a los usuarios y señala la necesidad de que estén adheridas a procedimientos de resolución extrajudicial de conflictos como el Sistema Arbitral de Consumo.

Metodología

Para realizar este estudio, donde los datos se ofrecen sin incluir el IVA, FACUA ha tenido en cuenta el ciclo integral del agua, esto es, las cuotas fijas y variables facturables tanto por el abastecimiento como por el saneamiento, alcantarillado, depuración y/o vertidos, incluyendo tanto posibles cánones o recargos relacionados con la mejora de infraestructuras, impulsión, sequía... pero excluyendo el alquiler y/o mantenimiento de contadores con importe independiente.

Las cuotas fijas o de servicio son las que hay que pagar aunque no se haga uso del mismo, mientras que las variables o de consumo dependen del volumen de agua consumida.

Tampoco se ha reflejado la existencia o no de bonificaciones a las familias numerosas (pues el estudio contempla una familia de tres miembros), para evitar que se penalicen consumos elevados que en estos casos resultan justificados, o a usuarios de rentas bajas.

Para evaluar las cuotas fijas y variables de abastecimiento y saneamiento se ha tomado como referencia un cliente con periodicidad mensual donde viven un total de tres miembros. Para dicho estudio se han establecido dos consumos medios, de 10 y 20 metros cúbicos, obtenidos por contadores individuales de 13 y 15 mm. de calibre.

Según la ciudad, la facturación se realiza mensual, bimestral o trimestralmente. Para la realización del estudio se ha calculado el equivalente mensual. Tampoco se han reflejado otros conceptos que influyen en el precio del agua como son la disponibilidad y calidad del agua en origen, la calidad del servicio prestado y la existencia o no de subvenciones, tanto de explotación como de capital.

Ya somos 188.943