FACUA denuncia en su informe 'Los persuasores ocultos' el negocio de la publicidad encubierta en el cine y las teleseries

Agencias especializadas se encargan de colocar las marcas comerciales en las producciones cinematográficas y televisivas llegando en muchos casos a manipular los guiones para crear escenas donde el producto sea el protagonista. FACUA pide la regulación legal del negocio de la publicidad encubierta para que los espectadores sean advertidos de la existencia de este tipo de mensajes comerciales y se evite que el tabaco y el alcohol lo utilicen para atraer a los adolescentes.

¿Era necesario que el Duende (Willem Dafoe) pasase justo por delante de un cartel del whisky Suntory mientras surca los cielos en Spiderman (2002)? ¿Volverá Tom Cruise a llevar unas Ray Ban en Mission: Impossible 3 (2004)? ¿Por qué ha vuelto James Bond a fumar en Muere otro día (2002) si cuatro años antes, en El mañana nunca muere (1998), se había declarado enemigo acérrimo del tabaco?

En su informe Los persuasores ocultos la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) denuncia las técnicas de publicidad encubierta utilizadas en las producciones cinematográficas y televisivas, donde la presencia de marcas comerciales se introduce en los guiones aprovechando la influencia de los actores en los comportamientos de los consumidores y el hecho de que éstos no son siempre conscientes de que mientras ven una película o serie de televisión también están asistiendo a mensajes comerciales.

El informe y decenas de fotografías de películas con publicidad encubierta se han incorporado al portal de FACUA en Internet en la web FACUA.org/persuasoresocultos.

Se trata de un negocio multimillonario denominado product placement (emplazamiento de producto) que tiene sus precedentes en el Hollywood de comienzos del siglo pasado y comenzó a utilizarse de forma masiva en los años 80. Agencias especializadas se encargan de colocar las marcas comerciales en las producciones llegando en muchos casos a manipular los guiones para crear escenas donde el producto sea el protagonista, mercantilizando hasta el extremo las obras culturales.

Aunque la Ley General de Publicidad obliga a identificar claramente los contenidos publicitarios y la propia Ley 25/94, que regula la publicidad en televisión, prohíbe la publicidad encubierta, el Gobierno permite el desarrollo de este negocio en las producciones españolas sin establecer ningún tipo de limitación.

FACUA demanda que se elabore una norma que regule el product placement de forma que al comienzo de cada película y serie de televisión un mensaje avise a los espectadores que hay marcas que han pagado por aparecer. Asimismo, la Federación considera que, entre otros aspectos, debe evitarse que el tabaco y el alcohol utilicen la publicidad encubierta para atraer a los adolescentes.

Ya somos 198.109