Tras las denuncias de FACUA

Cataluña abre expediente sancionador a dos firmas que venden anti mosquitos por ultrasonido

Se trata de las empresas radicadas en Barcelona Uriach-Aquilea OTC y Nikidom, que comercializan los aparatos Radarfarm y Love Bug. FACUA advierte que numerosos estudios ponen de manifiesto su ineficacia.

Cataluña abre expediente sancionador a dos firmas que venden anti mosquitos por ultrasonido
Imagen de Love bug, supuesto repelente de mosquitos por ultrasonido de la firma estadounidense Prince Lionheart, que comercializa en España Nikidom.

Tras las denuncias de FACUA-Consumidores en Acción, la Agencia Catalana del Consumo ha abierto expediente sancionador a dos empresas que comercializan aparatos anti mosquitos por ultrasonido.

Las denuncias fueron presentadas en julio de 2011. Ahora, el organismo de protección al consumidor catalán ha informado a FACUA que "se ha decidido incoar expediente sancionador" a dos empresas con domicilio social en Barcelona.

Se trata de Uriach-Aquilea OTC, que vende el supuesto antimosquitos Radarfarm, fabricado por la también barcelonesa Servicroma, y Nikidom, que comercializa en España un aparato para bebés con forma de mariquita denominado Love bug, fabricado por la empresa estadounidense Prince Lionheart.

FACUA advierte que numerosos estudios científicos ponen de manifiesto que los aparatos con ultrasonido no tienen efectos repelentes. La asociación pidió que fueran retirados del mercado si no demostraban su eficacia.

La asociación también denunció a otras dos empresas, Intergimar Group (que vende el aparato Pest Reject) y Chicco (Mosqui no), ambas con domicilio en Madrid. La Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid todavía no dado respuesta sobre la primera denuncia, mientras que en el caso de Chicco archivó el expediente sin aclarar a FACUA si realizó análisis sobre la eficacia de su producto.

Al menos una veintena de estudios señalan su ineficacia

En sus denuncias, FACUA citaba una veintena de estudios que ponen de manifiesto la ineficacia de estos aparatos. Se trata de trabajos realizados en su mayoría por departamentos de las facultades de biología de universidades públicas y privadas de todo el mundo.

Así por ejemplo, el estudio Repelentes electrónicos de mosquitos para la prevención de las picaduras de mosquitos y la infección del paludismo (Enayati AA, Hemingway J y Garner P), publicado por la Biblioteca Cochrane Plus, concluye que "los estudios entomológicos de campo confirman que los repelentes electrónicos de mosquitos (REM) no tienen ningún efecto sobre la prevención de las picaduras de mosquitos".

Al menos siete análisis, realizados entre 1977 y 2006, han evaluado la eficacia de diferentes marcas de repelentes por ultrasonido en condiciones de laboratorio, sin que en ningún caso se demostrase que tuviesen efecto.

Uno de los análisis citados por FACUA añade que los fabricantes argumentan que estos productos "son efectivos para imitar las ondas sonoras producidas por el batir de las alas de los mosquitos machos, especialmente en los enjambres. Se dice que los mosquitos hembras, que pican a los seres humanos, repelen este sonido, ya que se aparean sólo una vez en sus vidas. En consecuencia, el mecanismo repelente debe basarse en el mecanismo auditivo de las hembras. Sin embargo esta teoría es inverosímil, ya que la capacidad auditiva de las hembras es relativamente débil" (Wigglesworth, 1965; Chapman, 1982; Michelsen, 1985).

Según el artículo Repelentes electrónicos contra mosquitos: propaganda y realidad (Frank Coro y Silvia Suárez), en el que la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana hace una revisión de la bibliografía científica que existe sobre estos, "los supuestos efectos repelentes de distintos dispositivos acústicos comerciales no han sido demostrados en investigaciones de campo y de laboratorio".

Ya somos 188.933