Alemania investiga un posible fraude en los huevos etiquetados como 'bio'

La fiscalía acusa a cientos de empresas de Baja Sajonia de no respetar las condiciones de superficie mínima de la que deben disfrutar las gallinas.

La Fiscalía de Oldenburg ha realizado acusaciones formales contra 50 granjas bio del Estado federal alemán de la Baja Sajonia tras efectuar redadas e investigar 150 de estos establecimientos.

Según una información del semanario alemán Der Spiegel recogida por El Mundo, el informe fiscal califica al fraude del "mayor crimen agrícola de la historia de Alemania", y estima que una de cada cinco granjas bio no cumple satisfactoriamente con los requisitos de la etiqueta.

El ministro de Agricultura de Baja Sajonia, Christian Meyer, ya ha informado de que, de confirmarse estos datos, "serán retiradas las licencias de producción que corresponda".

Hasta doce gallinas por metro cuadrado

El etiquetado de los huevos bio, el conocido como código cero, no permite la coexistencia de más de seis gallinas por metro cuadrado. Estos huevos cuestan en los supermercados alemanes entre un 30% y un 60% más que los comunes.

Sin embargo, se ha detectado que se han permitido hasta doce gallinas por metro cuadrado en naves con varios niveles, algo habitual en climas como el alemán que no permite que las gallinas se muevan en el exterior durante buena parte del año.

Además, la normativa exige que el tamaño máximo del grupo no supere las 3.000 unidades, que solamente pueden ser alimentadas con comida orgánica procedente de productos no alterados genéticamente.

Esta situación ha sido revelada a raíz de un caso destapado en septiembre de 2011, cuando una banda de falsificadores italianos habían etiquetado como bio unas 700.000 toneladas de productos alimenticios convencionales que habían sido exportados a otros países, entre ellos Alemania.

Ya somos 188.948