Competencia multa con 26 millones a empresas de un cártel de fabricantes de espuma de poliuretano

La CNC considera que las empresas son responsables de un pacto de precios y producción en funcionamiento al menos desde 1992.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha impuesto multas por valor de más de veintiséis millones de euros a diez empresas y a la Asociación Española de Empresas de Espuma de Poliuretano (Asepur) por formar un cártel en el mercado de la fabricación de espuma flexible de poliuretano para la industria del confort (tapicería, colchonería, sillas, calzado, etc...), informó el organismo.

En su resolución, el consejo de la CNC considera que las empresas son responsables de una infracción de cártel en funcionamiento al menos desde 1992.

En concreto, en una primera fase las empresas pactaron precios y repartieron la producción en función de cuotas o contingentes que los operadores no podían superar. Este acuerdo fue diseñado y controlado por empresas auditoras externas y se trató de dar al mismo la apariencia de auditorías con el supuesto objetivo de reducir la emisión de compuestos contaminantes en el proceso de producción de las espumas.

Además, a partir de 2002, ante el aumento de las ventas de las empresas portuguesas en el mercado español, que amenazaban con desestabilizar el acuerdo, los integrantes del cártel focalizaron la colusión en los acuerdos sobre incrementos de precios.

Esta coordinación se llevaba a cabo en reuniones organizadas en el marco de Asepur. No obstante, empresas portuguesas, algunas de las cuales no han sido miembros de la asociación del sector, participaron en estos acuerdos desde el año 2000, en particular, Flex 2000 y Euroespuma.

Así, el organismo presidido por Joaquín García Bernaldo de Quirós ha impuesto multas a la propia Asepur (250.000 euros), así como a las empresas Eurospuma-Sociedade Industrial de Espumas Sintéticas (1,046 millones de euros), Flexipol Espumas Sintéticas (2,661 millones de euros), Flex 2000-Produtos Flexíveis (7,575 millones de euros), Interplasp (805.000 euros), Pagola Poliuretanos (1,02 millones de euros), Recticel Ibérica (9,358 millones de euros), Tepol (997.000 euros), Torres Espic (1,97 millones de euros) y Yecflex (668.000 euros).

Reducción de la sanción

Sin embargo, en aplicación del programa de clemencia, Competencia exime del pago de la multa impuesta a Recticel, que en el año 2010 presentó ante la comisión las pruebas para la detección o comprobación de la existencia del cártel.

Además, por haber aportado información con valor añadido significativo, aplica a Flex 2000 una reducción del cuarenta por ciento en el importe de la sanción, además de una exención parcial por haber alargado el periodo de duración de la infracción en su caso y en el de EuroEspuma. Así, la multa que le corresponde se queda en 4,521 millones de euros.

En lo que respecta a Flexipol, la CNC indicó que ha valorado la información que presentó en su solicitud de reducción, pero que no aportaba valor añadido significativo, por lo que no le concede una reducción del importe de la multa impuesta.

Además de las entidades incoadas en este expediente sancionador, de acuerdo con la información obrante en el expediente, Competencia señaló que queda acreditada la participación de otras diez empresas en el cártel que no han sido incoadas pues, o bien ya no están activas en el mercado, o su conducta infractora debe considerarse prescrita. Esto último también sucede en el caso de las consultoras mencionadas anteriormente, cuya participación en el cártel finalizó en el año 2000.

En el marco de la investigación llevada a cabo en el caso, las autoridades españolas y portuguesas han cooperado en el seno de la red europea de Autoridades de competencia (ECN).

Ya somos 190.624