Podría disparar el 'overbooking'

FACUA alerta de que la UE quiere recortar derechos a los viajeros en clara concesión al sector aéreo

La Comisión Europea plantea reducir las indemnizaciones a los usuarios por retrasos y cancelaciones en lugar de velar por que se respete la limitada normativa actual.

FACUA alerta de que la UE quiere recortar derechos a los viajeros en clara concesión al sector aéreo

FACUA-Consumidores en Acción alerta de que la Comisión Europea (CE) pretende recortar los derechos a los usuarios del transporte aéreo en un gesto de clara concesión a las aerolíneas.

En lugar de velar por que se respete la ya de por sí limitada normativa actual, el organismo europeo ha optado por beneficiar a las compañías aéreas con la reducción de indemnizaciones en los supuestos de retrasos y cancelaciones, apunta FACUA.

La asociación advierte de que esta medida podría disparar el overbooking al otorgar a las compañías una mayor impunidad a la hora de cancelar un vuelo por la venta excesiva de plazas.

FACUA considera un auténtico despropósito plantear que sólo los consumidores cuyos vuelos se hayan retrasado a partir de cinco horas sean los que se vayan a ver compensados, cuando ya de por sí el plazo de tres horas vigente resulta excesivo.

Este requisito se eleva hasta las nueve horas para vuelos de menos de 6.000 kilómetros y de doce horas para distancias mayores, en lugar de las cuatro horas para los vuelos de más de 3.500 kilómetros de distancia, como era hasta ahora.

La asociación se cuestiona si la CE pretende dejar abandonados a su suerte a aquellos pasajeros afectados por retrasos de más de tres días, fecha a partir de la cual las compañías no estarían obligadas a pagar alojamiento, según las nuevas reglas.

Exigencias insuficientes para las aerolíneas

FACUA considera insuficientes las nuevas medidas que, por contra, se le plantean a las aerolíneas, como por ejemplo, algo tan obvio como ofrecer más información y hacerlo más rápido.

Para la asociación, no sorprende la inclusión en el nuevo reglamento de la imposibilidad, para las compañías, de alegar "causas extraordinarias" para eludir las compensaciones con motivo de huelga o fallos técnicos, cuando en países como España ninguno de estos supuestos está reconocido como causa de fuerza mayor.

FACUA espera que la propuesta sea modificada para añadir cambios en favor de los usuarios durante el proceso de consulta a los Estados y su posterior aprobación en la Eurocámara.

En este sentido, la asociación expresa su extrañeza por este giro radical en el debate existente en el seno de la UE, hasta ahora, más orientado a reforzar las garantías y derechos de los viajeros, sobre todo en casos de quiebra o dificultades económicas de las compañías.

Ya somos 190.613