Los primeros tests de la UE en carne de vacuno detectan un 60% de caballo, cerdo y cordero

En España las conclusiones de los análisis podrían publicarse en los próximos días.

La Agencia de Seguridad Alimentaria de Reino Unido (Food Standards Agency) ha emitido el resultado de los primeros tests realizados por la Unión Europea e indican que en algunos de los productos comercializados como carne de vacuno, y ahora retirados, había un sesenta por ciento de carne de caballo, cerdo y cordero.

Según el periódico El Economista, esta cantidad está muy por encima del nivel que marca el umbral de contaminación, que se fija en un uno por ciento, lo que induce a Bruselas a tener sospechas de que la presencia de este tipo de carnes no ha sido accidental, sino premeditado en busca de un menor coste en la producción.

Estos análisis, mientras permanecemos a la espera de conocer los resultados de los realizados en España, ponen en evidencia los sistemas de control y seguridad alimentaria de los países de la UE, así como de la propia Bruselas, que presume de disponer de los sistemas más avanzados de trazabilidad. 

La UE podría verse en la obligación de dar una alerta alimentaria si los datos de todos los exámenes solicitados a los diferentes países, unos 2.250 inspecciones, muestran además de la presencia de carne de caballo, que esta carne no ha sido tratada para el consumo humano, sino con medicamentos veterinarios como la fenilbutazona.

Los países de la UE tienen hasta el 15 de abril para presentar los resultados de los análisis realizados. En España, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, anunció la semana pasada que los conclusiones de los análisis, un mínimo de 150 pruebas aleatorias, podrían publicarse en los próximos días. 

El sacrificio de los caballos se ha multiplicado

Según el citado diario, en los últimos años, se ha producido una tendencia coincidente con la crisis económica: el sacrificio de caballos se ha multiplicado por doce. Los datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente señalan que en 2008 se sacrificaron 6.300 ejemplares y el pasado año, la cifra ascendió hasta los 73.000 caballos.

Ya somos 188.855