5,71 euros al mes

El recibo de la luz bajará en abril un 7,1% para el usuario medio, según un análisis de FACUA

Advierte que se trata de una disminución meramente coyuntural que no palía los brutales incrementos tarifarios que vienen sufriendo los usuarios en la última década.

El recibo de la luz bajará en abril un 7,1% para el usuario medio, según un análisis de FACUA

El recibo de la luz baja este 1 de abril un 7,1% para el usuario medio, lo que representa 5,71 euros al mes.

Así, el importe mensual será de 74,76 euros (58,7763288 más el 27,19% que representan el impuesto sobre la electricidad y el IVA). Frente a los 80,47 euros que el usuario medio pagaba desde enero (63,2708088 más impuestos indirectos). Los usuarios volverán a pagar los recibos cada dos meses, salvo que soliciten seguir haciéndolo mensualmente.

FACUA señala que las tarifas eléctricas serán entre abril y junio similares a las vigentes hace justo un año. En abril de 2012, el recibo se puso en 74,48 euros (60,05 más ii) mensuales.

La asociación advierte que se trata de una bajada meramente coyuntural que no palía los brutales incrementos tarifarios que vienen sufriendo los usuarios en la última década, en la que el recibo casi se ha duplicado.

La bajada de abril en el recibo se produce después de haber experimentado un incremento anual del 8,3%, 6,48 euros mensuales.

El Gobierno prepara otro recorte de derechos

FACUA critica que lejos de acabar con la metodología para fijar la tarifa, basada en una subasta donde las grandes eléctricas deciden como quieren el precio del kWh, el Gobierno tiene previsto obligar a millones de usuarios a contratar las ofertas del mercado libre, todavía más caras.

El Gobierno está preparando un cambio regulatorio para recortar el derecho de millones de usuarios a acogerse a la tarifa fijada por el Ministerio de Energía, obligando a los que superen una determinada potencia a contratada a someterse a las tarifas del mercado libre, que generalmente son aún más caras.

La denominada Tarifa de Último Recurso (TUR) se aprueba cada tres meses en función de lo que dicta una oscura subasta que celebran las eléctricas, en la que el precio del kWh está prácticamente decidido antes de que ésta tenga lugar.

FACUA denuncia que pese a que esta subasta trampa viene siendo cuestionada por las comisiones nacionales de la Energía y la Competencia, el Ejecutivo de Rajoy no quiere modificar una regulación tarifaria diseñada en la época de Aznar a la medida de los intereses del sector y que Zapatero no quiso cambiar.

La evolución del recibo en el último año

En enero de 2013, el recibo del usuario medio subió un 3,2% con respecto a lo que pagaba desde octubre de 2012. Se puso en 80,47 euros (63,2708088 más ii), lo que supuso un incremento de 2,49 euros con recibo.

Con la revisión tarifaria de octubre del año pasado, el recibo se situó en 77,98 (61,3090488 más los impuestos indirectos), produciéndose una leve bajada del 2,1%, que represento 1,68 euros por factura mensual.

En septiembre, la subida del IVA (del 18 al 21%) provocó que el recibo aumentase un 2,5%, 1,98 euros, alcanzando los 79,66 euros (62,6339688 más el 27,19% que representan el impuesto sobre la electricidad y el IVA).

Y ello después del incremento en el precio del kWh en la tarifa de último recurso (TUR) sin discriminación horaria que entró en vigor en julio, que provocó un aumento del 4,3% en el recibo, 3,20 euros, situándolo en 77,68 euros (62,6339688 más el 24,03% que representaban entonces los impuestos indirectos).

En abril subió un 0,7%, 0,49 euros, y el recibo se puso en 74,48 euros (60,05 más ii).

En 2011 la última subida fue en julio, cuando el usuario medio pasó a pagar 73,99 euros (59,6542328 más impuestos indirectos).

FACUA realiza sus análisis basándose en un usuario con 4,4 kW de potencia contratada y un consumo mensual de 366 kWh (la media en España, según un análisis de la asociación sobre más de 50.000 facturas de viviendas ocupadas).

Precio por kWh consumido y kW de potencia contratada desde abril

Según publica el BOE, en abril el precio del kWh en la modalidad sin discriminación horaria será, redondeando a dos decimales, de 17,64 céntimos (13,8658 más ii).

Esto representa una bajada del 8,1% sobre la tarifa vigente desde enero, 19,20 céntimos (15,0938 más ii). Este concepto, el término de energía, representa el 87% del recibo para el usuario medio.

Por su parte, el término de potencia, que supone el 13% de la factura, sigue manteniéndose en 2,32 euros (1,824432 más ii) por kW.

Ya somos 190.684