Ikea retira en Bélgica lasañas de alce tras detectarse carne de cerdo

El fraude ocurre después de que la compañía detectase albóndigas de porcino con restos de carne de caballo, elaboradas por el mismo fabricante, Dafgard.

La cadena sueca de muebles Ikea ha retirado de algunas de sus superficies en Bélgica lasañas de alce tras haberse detectado en ellas carne de cerdo, informan medios suecos.

La irregularidad fue detectada en una inspección por parte de las autoridades belgas en una partida de esos productos destinados los restaurantes de las superficies comerciales de Ikea. El nuevo supuesto fraude comercial se produce dos meses después de que se hallara carne de caballo no declarada en sus albóndigas etiquetadas como un producto elaborado con porcino y bovino.

En las lasañas retiradas en Bélgica, elaborados por su suministrador habitual Dafgard, el porcentaje de carne de porcino superaba a lo declarado en la composición de los preparados en uno entre un total de 25 pruebas realizadas.

Se estima que la empresa tiene almacenadas unas 10.000 toneladas de lasaña de alce, y hasta ahora han sido retirados del mercado unos 17.600 paquetes del producto, según  el diario sueco Svenska Dagbladet.

Dafgard produce las lasañas y albóndigas para la mayor parte de las divisiones nacionales de Ikea en Europa, excepto las de algunos países como Noruega o Suiza, que recurren a proveedores locales. De hecho también es el fabricante de las albóndigas en las que se detectó la carne de equino.

Es el tercer escándalo comercial que afronta la compañía sueca. Al problema con la carne de caballo, ocurrido en febrero, siguió otro en en China, donde las autoridades ordenaron en marzo detener las exportaciones de pasteles de almendra de Ikea tras detectarse un alto porcentaje de bacterias.

El año pasado Ikea facturó 1.300 millones de euros en sus restaurantes, lo que supone el 5 % de sus ingresos.

Ya somos 190.547