Asegura que le metió el pie en su puerta para que no la cerrase.

Juzgan a una anciana de Vigo por romper un dedo a un cobrador de morosos con una escoba de juguete

La mujer, supuestamente, le agredió cuando el empleado fue a su piso a preguntar por su hijo para reclamarle 16.000 euros.

Una anciana de Vigo ha sido juzgada por dar escobazos a un cobrador de morosos y romperle un dedo cuando fue a su piso a preguntar por su hijo para reclamarle 16.000 euros. La acusación pide año y medio de cárcel y 3.000 euros de indemnización.

El juicio se celebró el 10 de mayo en el juzgado de lo Penal número 3 de Vigo. La acusada, María Asunción P., de 81 años y vecina del barrio de Coia, aseguró al juez que el cobrador, tras ella decirle que su hijo no vivía allí, le metió el pie en la puerta para que no la cerrase, informa La Voz de Galicia.

Entonces, la señora asegura que salió con el escobón de juguete de su nieta "con el que juega a la Ratita Presumida" para cerrarle el paso y lo interpuso para evitar que el denunciante se marchase antes de que llegase la policía. Según su versión, sacó al cobrador una foto con el móvil pero nunca le pegó con el palo.

"Señoría, juro por mis doce hijos que yo no le toqué", dijo en el juicio por un delito de lesiones. Dice que tiene artritis en la mano y callosidades que incluso le impiden coger paños de cocina. "¿Cómo me iba a enfrentar yo sola a un hombre?", dijo.

El cobrador, un joven fornido y alto, asegura que no molestó a la mujer sino que esta salió de la casa y le golpeó por detrás con un palo de un metro de longitud y le rompió el dedo meñique de la mano derecha, lo que le impidió trabajar cuarenta y cuatro días porque tuvo que enyesar su mano y no podía conducir, además de dar mala imagen a su empresa.

Los policías que identificaron a la mujer aseguran que esta reconoció la agresión pero uno cree que ella se vio "sobrepasada". El juicio continua el 16 de mayo con la declaración del médico forense.

Ya somos 188.935