La CAM tenía un test sesgado para comercializar sus preferentes, según el ex presidente de la CNMV

La información dada a la red comercial presentaba "importantes deficiencias".

El expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Julio Segura ha afirmado que el test de idoneidad que elaboró la CAM para comercializar las preferentes entre el mercado minorista tenía un "marcado sesgo para dar resultado positivo", por lo que el 72% de las operaciones consideradas idóneas por la entidad, "realmente no lo serían". Además, ha denunciado que en el 26% de las operaciones "no se evaluó al cliente la idoneidad de la operación".

Julio Segura ha señalado que la CNMV también ha realizado investigaciones en relación a la comercialización de preferentes porque la CAM "diseñó una advertencia de no idoneidad" para el cliente en la que omitía no recomendar el producto, "que es lo que tenía que decir la advertencia" y la información a la red comercial tenía "importantes deficiencias", ha remarcado.

Segura se ha expresado de esta manera en la Comisión de Investigación de la CAM en las Corts, donde ha comparecido tras ser requerido también el pasado 4 de marzo, aunque no acudió. En su intervención, el exresponsable de la CNMV ha reconocido que desde este organismo "se han abierto" varios expedientes de sanción contra la entidad por los "retrasos sistemáticos" en la remisión de informaciones por parte de la CAM respecto a su situación financiera, aunque ha precisado que son "materia reservada".

En este sentido, ha afirmado que "es posible que sí" le interese al inversor la información relativa a la apertura de expediente, pero la ley impide su publicación "hasta que no son firmes por vía administrativa".

En este punto, el socialista Ángel Luna ha desvelado que la CNMV realizó, en marzo de 2013, una propuesta de incoación de expediente a la CAM y a los órganos de dirección porque la información relativa a las cuentas anuales de 2010 contiene datos "inexactos o no veraces".

En cuanto al sistema de jubilaciones de personal directivo de la CAM, Julio Segura ha apuntado que la entidad "omitió" la existencia del "blindaje" de pensiones durante el informe solicitado con motivo de la emisión de cuotas participativas -entre 2008 y 2010- y que la "omisión de esta información privó a la asamblea de su conocimiento y el sistema de jubilaciones no pudo ser valorado por alguno de los consejeros generales".

"Deficiencias generalizadas"

 El expresidente de la CNMV ha reconocido que la investigación de la venta de preferentes por parte de la CAM en 2009 se llevó a cabo "por casualidad", porque "le tocaba la inspección general".

Por otro lado, Julio Segura ha reconocido que hay "deficiencias en la comercialización de preferentes claramente generalizadas" en el mercado financiero español, "no así los problemas de diseño del test" de idoneidad, ni de las cuotas participativas, ha agregado, porque sólo las tenía la CAM, ha precisado.

"Mentir a los inspectores es gratis"

Por otro lado, ha apuntado al respecto que la CNMV disponía de quince inspectores y para controlar entidades, frente a los 200 de que dispone el Banco de España sólo para supervisar entidades de crédito, al tiempo que ha apostillado que los inspectores "no son agentes de la ley y mentirles es gratis", ha lamentado. Preguntado por el papel del Banco de España como ente supervisor de la CAM su respuesta ha sido: "No pienso decir en público lo que pienso" sobre esta entidad.

En cuanto a la exigencia de responsabilidades en la acción supervisora de la CNMV por parte de los grupos de la oposición a su exresponsable, Julio Segura ha advertido de que este organismo "no puede" prohibir la venta de productos como las preferentes y que debería cambiar la ley para endurecer la norma en el apartado de comercialización de este tipo de productos a particulares.

Además, ha precisado que la labor de este organismo es comprobar que la información remitida por las entidades se ajusta a lo que marca la ley y no valorarlas ni comprobar si es cierta.

"La callada por respuesta"

Segura ha afirmado al respecto que elevó al anterior Gobierno socialista una propuesta con quince puntos para modificar la legislación pero obtuvo la "callada por respuesta", y que el actual Ejecutivo ha contemplado tres de ellas.

Desde los grupos parlamentarios, el portavoz popular en la Comisión, Vicente Betoret y la síndica de Compromís, Mireia Mollà, han señalado que "da la sensación" de que, desde la CNMV "no se protegió a los inversores" porque "no tuvieron acceso a la información" de este organismo en relación a las preferentes y la CAM "no fue muy prolija" en este campo.

Por su parte, Ángel Luna ha preguntado si hay alguna manera de pedir responsabilidades a los auditores de la caja de ahorros, al tiempo que ha acusado a la CAM de "sostener artificialmente" el precio de las cuotas participativas.

Cuotas participativas

Por lo que se refiere a las cuotas participativas, la oferta se colocó en un 69% entre minoristas y el 31% entre inversores cualificados. Así, se vendieron a casi 46.000 familias y empresas no financieras. En su opinión, éste es un producto financiero "simple" porque son "acciones" y no cree que hubiera "problemas de comercialización".

De hecho, ha explicado que se produjeron tres investigaciones sobre posible manipulación de precios en las cuotas participativas, pero "en ninguno de los casos se detectaron indicios suficientes de posible manipulación de precios".

Segura ha resumido que la CAM ha presentado en su actuación "deficiencias que apuntan a conflictos de interés no adecuadamente resueltos", así como en los mecanismos internos de control, por el "retraso sistemático en el envío de información al supervisor y la aplicación de criterios de valoración del patrimonio o a prácticas comerciales no acordes con las exigencias de la legislación vigente en cuanto a la identificación de las características de los clientes minoristas".

Ya somos 190.641