La Comisión Europea inspecciona por sorpresa a varias petroleras por manipular precios

Teme que hayan alcanzado un pacto ilegal de precios. No revela en qué empresas ni países han realizado las pesquisas.

Funcionarios de la Comisión Europea han realizado este martes inspecciones por sorpresa en las sedes de varias petroleras ante las sospechas de que hayan alcanzado acuerdos ilegales para manipular índices de precios de gasolinas y biocarburantes, lo que podría perjudicar a los consumidores.

"La Comisión teme que estas empresas hayan alcanzado un pacto ilícito para trasladar precios distorsionados a la Agencia de Información sobre Precios con el fin de manipular los precios publicados para varios carburantes y biocarburantes", según ha informado en un comunicado. Las compañías han intentado además excluir a otros rivales de este proceso para "distorsionar los precios publicados".

De confirmarse estos indicios, el Ejecutivo comunitario podría imponer a las compañías fuertes multas. Siguiendo su práctica habitual, Bruselas ha eludido identificar a las petroleras implicadas y a los países en los que están basados.

"Los precios analizados publicados por la Agencia de Información de Precios sirven como referencia para el comercio en el mercado físico y de derivados financieros para una serie de productos de consumo en Europa y a nivel internacional", ha denunciado el Ejecutivo comunitario.

Bruselas no ha revelado si España está entre los países investigados o no. La Comisión Nacional de la Energía (CNE) propuso en marzo en España abrir un expediente informativo para "determinar la causa" del denominado "efecto lunes", día en el que las estaciones de servicio bajan los precios ya que es cuando se recogen los datos para las estadísticas, y vuelven a subirlos los martes.

Perjuicios para el consumidor

"Incluso pequeñas distorsiones en los precios pueden tener un enorme impacto en los precios de compraventa del petróleo crudo, productos refinados del petróleo y biocarburantes, perjudicando a los consumidores finales", ha señalado la Comisión.

Las inspecciones por sorpresa son un paso preliminar en las investigaciones de prácticas contrarias a la competencia, pero no prejuzgan su resultado final. No hay plazos legales para completar estas investigaciones. Su duración depende de una serie de factores como la complejidad de cada caso, el grado de cooperación de las empresas y el ejercicio del derecho de defensa.

Ya somos 190.599