Su cerebro sólo está cubierto por su cuero cabelludo

Denuncia haber sido dada de alta sin parte del hueso del cráneo por no tener papeles

Fue intervenida de urgencias tras diagnosticarle un accidente cerebrovascular. El hospital asegura que tienen que pasar al menos seis semanas para poder operarla de nuevo.

Una ciudadana hondureña asegura haber recibido el alta forzosa sin que le hayan colocado parte del hueso del cráneo tras ser operada de urgencias. El Hospital General Universitario de Valencia ha emitido un comunicado para desmentir la información difundida y argumenta que es necesario esperar al menos seis semanas para volver a operarla.

Según informa a lasexta.com, esta decisión fue tomada al descubrir que no tenía papeles. María Concepción Amaya fue atendida por un fuerte dolor en la cabeza y resultó intervenida de urgencias tras diagnosticarle un accidente cerebrovascular. Ahora, sólo el cuero cabelludo cubre su cerebro, por lo que cualquier roce puede ser mortal para ella.

Tras un mes ingresada en un hospital de Valencia y antes de comenzar su rehabilitación, según su versión, los médicos le dieron el alta forzosa a pesar de saber que su vida podía correr peligro.

Por ende, su hermana tuvo que dejar su trabajo para hacerse cargo de ella durante las 24 horas de día, porque el más mínimo golpe en la cabeza podría matarla.

Esta situación económica propició además que su hermana se viera obligada a suspenderle el tratamiento antes de lo indicado por los médicos, al no poder pagar los medicamentos.

Amaya está a la espera de que la Conselleria de Salud valenciana se haga cargo de su situación. Mientras tanto, una asociación de hondureños ha empezado a recoger fondos para ayudar a su compatriota.

La versión del hospital

Según el comunicado emitido por el Hospital General Universitario de Valencia, la paciente fue atendida inicialmente en urgencias y posteriormente ingresada en el Neurocirugía  "sin tener en cuenta su situación de aseguramiento y sin que ello supusiera modificación alguna en el tratamiento habitual para este tipo de enfermos y patología".

"Se han utilizado todos los medios disponibles y se ha actuado siempre según marcan los protocolos clínicos", defienden. Desde el hospital aseguran que la paciente estuvo ingresada 34 días, en los cuales llegó a ser intervenida quirúrgicamente en dos ocasiones, le fueron practicados varios escáneres y recibió fisioterapia y rehabilitación durante su estancia.

Los responsables clínicos aseguran que fue dada de alta "cuando su situación clínica lo permitió", y fue citada a consultas externas de neurocirugía del hospital para su seguimiento y control evolutivo.

Durante su última visita, realizada el 9 de abril, le fue solicitado un TAC de control "para valorar si se dan las condiciones que permitan realizar la craneoplastia", señala el comunicado. La próxima consulta de Neurocirugía está prevista para el 4 de junio.

"A este respecto, las guías de práctica clínica establecen que tiene que transcurrir un tiempo de al menos 6 semanas a 3 meses desde la intervención quirúrgica para poder realizar la craneoplastia (el fragmento óseo se encuentra en el banco de huesos a la espera de que la intervención sea viable), siendo lo habitual realizarla aproximadamente a los 6 meses", dice el comunicado.

"Lamentamos que se haya puesto en cuestión la profesionalidad y ética de los clínicos de este Hospital, que siempre han puesto, y seguirán haciéndolo, todo su conocimiento y su empeño para restituir o mejorar la salud de la población. La buena práctica clínica nunca se ha visto menoscabada por la situación administrativa de los ciudadanos a los que este Hospital y sus profesionales tienen la responsabilidad de atender. Esperamos que estos mismos valores aseguren la contundente y rápida rectificación de los medios que han dado pábulo a esta noticia y han actuado como caja de resonancia de la misma", concluyen.

Ya somos 188.945