Tras las críticas de países del norte

Bruselas aparca el veto a las aceiteras en bares y restaurantes

El comisario europeo de Agricultura convocará de nuevo a representantes de consumidores, restauradores y productores para examinar iniciativas alternativas.

El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, ha anunciado este jueves su decisión de aparcar el veto a las aceiteras reutilizables en bares y restaurantes, que preveía introducir en la Unión Europea desde el 1 de enero de 2014.

Esta paralización se produce tras ceder a las fuertes críticas recibidas de países del norte como Reino Unido y Alemania.

"He decidido retirar esta propuesta y no someterla al procedimiento para su aplicación", ha anunciado el comisario en una rueda de prensa no prevista en Bruselas, tras justificar su paso atrás en la falta de apoyo de parte de los consumidores, sobre todo en los países del norte.

Ciolos ha explicado su intención de convocar de nuevo a representantes de consumidores, restauradores y productores para examinar iniciativas alternativas para proteger el aceite de oliva de calidad.

Su intención es "identificar los mejores instrumentos que puedan ser aceptados por todos y que no creen burocracia o dudas adicionales", ha recalcado.

España, Italia, Grecia y Portugal, principales países productores de aceite de oliva en la Unión Europea, habían aplaudido la decisión del Ejecutivo comunitario de introducir esta medida.

En un voto la semana pasada, un total de 15 Estados miembros dieron su apoyo al plan de acción de Bruselas, pero no sumaron una mayoría cualificada suficiente para adoptar la medida de manera automática.

Ciolos anunció entonces que seguiría adelante con su plan al no haberse formado tampoco una minoría de bloqueo suficiente para frenarle, pese al voto en contra de Alemania y otro ocho países y la abstención de otros tres, entre ellos Reino Unido.

"He leído posiciones fuertes contra ciertas ideas, venidas sobre todo de los Estados miembros consumidores. Está claro que esta medida tenía por objetivo ayudar a los consumidores y protegerles mejor del engaño, pero no ha logrado un apoyo mayoritario", se ha justificado el comisario.

Desde que el Ejecutivo comunitario anunciara el pasado miércoles su intención de adoptar este plan de acción, que incluye otras medidas como el refuerzo de los controles contra el fraude y la promoción de productos de calidad, las críticas más duras contra la Comisión llegaron desde Alemania y Reino Unido.

El propio primer ministro británico, David Cameron, criticó la medida el miércoles en Bruselas, tras una reunión de jefes de Estado y de Gobierno europeos sobre políticas económicas.

El comisario ha negado que su decisión de retirar su propuesta de apoyo al sector no se debe a presiones políticas de los países críticos y ha asegurado que se basa en cuestiones "técnicas".

Sin embargo, Ciolos ha defendido que el veto a las botellas y aceiteras reutilizables puestas a disposición del cliente en bares y restaurantes es una idea que ya se aplica en algunos países -en Portugal desde 2005, por ejemplo- con buenos resultados.

"No voy a hacer una discusión política de lo que es una decisión técnica, tenemos que reunirnos todos en torno a la mesa para encontrar una mejor manera. No voy a imponer una decisión porque unos Estados estén a favor, cuando otros se oponen", se ha defendido el comisario, para después afirmar que la revisión de su plan "es también en interés de los países productores".

Ya somos 188.763