La venta de entradas a conciertos baja un 27%

Tras la implantación del IVA cultural del 21% desde el pasado 1 de septiembre. Empresas musicales urgen al Gobierno a bajar este impuesto.

La recaudación neta por venta de entradas ha sufrido un descenso del 27,51% desde la implantación el pasado 1 de septiembre del IVA cultural del 21%, por lo que la industria musical urge al Gobierno a reducir ya este impuesto porque "el sector no aguanta así hasta final de año".

Así lo han puesto de manifiesto a Europa Press los presidentes de la Asociación de Promotores Musicales (APM) y la Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo (ARTE), Pascual Egea y Emilio Santamaría, respectivamente.

Las asociaciones calculan que esta medida ha hecho que un 25% de las empresas del sector hayan desaparecido o hayan reducido su número de trabajadores y que se hayan destruido 500 empleos.  

Señalan que la recaudación del IVA en el sector de la música popular desde su incremento ha aumentado en 9 millones de euros, aunque calculan la hacienda pública ha perdido 2,7 millones por esta medida al reducirse los ingresos del impuesto de sociedades, del IRPF y de la Seguridad Social de los trabajadores y del IRPF por derechos de autor.

"Los datos nos dan la razón. Con esta medida no han conseguido lo que querían y además están ahorcando al sector", aseguran. Así, han destacado que todos los eventos musicales generan consumo en hoteles, restaurantes, discotecas, transportes y comercios, y suponen un atractivo cultural para la marca España.

Como ejemplos, las asociaciones exponen que el Festival Primavera Sound deja en Barcelona unos 65 millones de euros, el Festival Sonar un total de 50 millones, el Festival de Benicassim 21 millones, el Festival BBK Live 17 millones y el Viñarock unos 20 millones.

Según aseguran, la reducción del IVA provocaría un aumento del turismo, la creación de miles de puestos de trabajo, y, aunque inicialmente la hacienda pública perdería recaudación, en un periodo corto crecería la demanda y aumentaría la base de ingresos totales.

El sector ha asumido que las administraciones públicas han dejado de contratar artistas para conciertos, pero piden al Gobierno -con quien mantienen conversaciones al respecto- que al menos dejen este impuesto en la cifra que estaba anteriormente (el 8%) y que fomente la industria cultural privada, facilitando recintos y espacios públicos, entre otras medidas.

Egea y Santamaría han explicado que para la organización de un concierto hay que pagar al artista, la promoción, la producción, la seguridad, el IVA cultural del 21% y un 10% a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

En este punto han explicado que están en conversaciones con la entidad dirigida por Antón Reixa y creen que pueden llegar próximamente a un acuerdo beneficioso para ambas partes.

Ante esta situación, "por los artistas noveles nadie se la juega ahora" y hay cantantes internacionales que han rechazado venir a España por los escasos beneficios, como es el caso de Beyoncé o Robbie Williams.

Además, han señalado que han descendido drásticamente el número de conciertos de artistas nacionales, muchos de los cuales están realizando giras mucho mayores por Latinoamérica.

Ya somos 188.941