Sin consultar al Consejo Nacional de Transportes Terrestres

FACUA cree que el cierre y reducción de líneas de tren condena al aislamiento a poblaciones enteras

La asociación rechaza un modelo de trasporte público que desprecia a los ciudadanos más humildes por su condición geográfica mientras se potencia una carísima alta velocidad y se rescatan autopistas de uso individual y privado.

FACUA cree que el cierre y reducción de líneas de tren condena al aislamiento a poblaciones enteras
Se desconoce cómo se garantizará la llegada del transporte alternativo donde el tren deje de prestar servicio. | Foto: Ramón Durán (CC BY-NC-ND 2.0)

FACUA-Consumidores en Acción considera que el plan del Ministerio de Fomento para cerrar y reducir líneas de tren condena al aislamiento a las poblaciones afectadas bajo el manido pretexto de la eficiencia.

La asociación critica que el Gobierno de Mariano Rajoy utilice únicamente criterios económicos para justificar este varapalo al transporte público, sin tener en cuenta factores como el impacto medioambiental, la reducción de accidentes o la cantidad de vehículos que retira el tren de la carretera.

FACUA rechaza el modelo de transporte público por el que parece haber apostado el Ejecutivo que, mientras desprecia a los ciudadanos más humildes de zonas menos pobladas, opta por potenciar una carísima alta velocidad o prevé rescatar autopistas deficitarias de uso individual y privado.

La asociación denuncia que esta decisión, que además se está ejecutando sin publicidad para los viajeros, ha sido tomada de espaldas al Consejo Nacional de Transportes Terrestres, órgano consultivo donde están representados tanto los usuarios como los sectores implicados.

FACUA desconoce cómo pretende el Gobierno garantizar la llegada de un transporte público alternativo para aquellas zonas en las que el tren deje de prestar servicio, y en qué condiciones se ofrecerá.

Para FACUA, resulta aberrante impulsar una nueva red de transporte por carretera cuando ya existían unas estructuras ferroviarias que van a quedar sentenciadas de muerte por el desuso.

Ya somos 188.802