Su médico de cabecera solicitó que le hicieran una mamografía

La Sanidad valenciana indemnizará con 135.000 euros a la familia de una paciente fallecida

El TSJ considera que hubo mala praxis por parte del Hospital General de Valencia al cambiar la prueba médica por una ecografía y no detectar el cáncer hasta que se había extendido.

La Conselleria de Sanidad ha sido condenada por el Tribunal Superior de Justicia a pagar 135.000 euros a la familia de una fallecida de cáncer por no realizarle una mamografía que le prescribió su médico de cabecera un año antes de que le detectaran la enfermedad, según publica el diario Levante.

La joven tenía 27 años cuando acudió a su médico por dolores en hemitórax y mama izquierda, mandándole su doctor una mamografía.

Sin embargo, en el Hospital General de Valencia, la radióloga que asumió su caso consideró que la paciente era muy joven para realizarle dicho análisis médico y por ello le cambió la prueba a una ecografía.

La fallecida estuvo un año quejándose de los dolores en el hospital y tras una reclamación le hicieron la mamografía, detectándole que tenía cáncer pero ya muy extendido.

El Tribunal Superior de Justicia considera que el hospital ha actuado con mala praxis, pues "se debe considerar que el médico que prescribe la prueba conoce la edad, pero toma en consideración el resto de circunstancias como la descripción del dolor".

Asimismo, señala la contundencia del informe del médico que realizó la prueba pericial, que indicó que la rapidez en el diagnóstico del cáncer aumenta las posibilidades de frenarlo, más existiendo en el hospital personal altamente especializado para esta patología.

Por ello, la sentencia señala inaceptable la asistencia recibida a la paciente que finalmente murió en 2009 a la edad de 29 años.

Ya somos 190.563