FACUA denuncia que el Gobierno pretende subir las tarifas telefónicas y camuflarlo con un 'maquillaje de cifras'

La Federación advierte que el anuncio de una nueva subida en la cuota de abono realizado hoy por el ministro de Ciencia y Tecnología contradice la promesa, reiterada la semana pasada por el titular de Economía, de que las tarifas se congelarán en 2004.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denuncia que el anuncio realizado hoy por el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, de una nueva subida en la cuota de abono de Telefónica de España para 2004 contradice la congelación tarifaria que prometió meses atrás y que fue reiterada la semana pasada por el titular de Economía, Rodrigo Rato.

FACUA considera que el Gobierno pretende una vez subir las tarifas telefónicas del operador dominante, reguladas bajo el sistema denominado price cap, y camuflar la operación con un maquillaje de cifras, esto es, aplicando bajadas en las tarifas de las llamadas menos utilizadas por los usuarios particulares que poco enmendarán el daño causado a millones de economías domésticas por una nueva subida en la cuota de abono (sólo en los dos últimos años lo ha hecho en un 36%). De hecho, más de siete millones de clientes en toda España pagan más por la cuota de abono que por su consumo telefónico.

La Federación critica que con la alta cuantía de la cuota de abono, los usuarios están asumiendo la financiación de las infraestructuras del operador dominante, utilizadas por el conjunto de las compañías de telefonía fija, las cuales no aportan nada para ello ya que el Gobierno todavía no ha creado el fondo del servicio universal, tal y como prevé la Ley General de Telecomunicaciones y el propio Reglamento del Servicio Universal.

FACUA advierte que la factura de los consumidores domésticos tiene tres elementos, la cuota de abono, las llamadas metropolitanas y las de fijo a móvil, mientras que las llamadas provinciales y, sobre todo, las interprovinciales e internacionales son, generalmente, anecdóticas. Y precisamente éstas, y no aquéllas, son las tarifas que han bajado desde la liberalización del sector, con las que el ministro de Economía pretendió argumentar la semana pasada que en los últimos cinco años cada familia ha ahorrado 1.000 euros en sus facturas, es decir, nada menos que unos increíbles 17 euros mensuales, denuncia la Federación.

La Federación advierte que si alguna tarifa debe bajar especialmente, esas son las de las llamadas metropolitanas y de fijo a móvil. Sin embargo, FACUA recuerda que recientemente, el Gobierno prohibió a Telefónica de España aplicar un plan de descuento en llamadas metropolitanas. Una escandalosa actitud contraria a la libre competencia con la que el Ejecutivo perjudicó los intereses de los usuarios para beneficiar al resto de compañías, evitando que tuviesen que responder al operador dominante bajando también sus tarifas.

FACUA reitera que desde la liberalización del sector, en 1998, los usuarios no sólo no han ahorrado en sus facturas, sino que en los últimos años han sufrido una subida brutal de las tarifas telefónicas, consecuencia de la falta de competencia real en el sector y de la ausencia de inversiones por parte de los nuevos operadores en un fondo que financie el mantenimiento del servicio universal de telecomunicaciones.

Son los consumidores, indica FACUA, los que con las continuas subidas en la cuota de abono están financiando las infraestructuras. Y es que la Federación no entiende cuáles son los "altísimos niveles" de inversión de las operadoras de los que habló Rato la semana pasada éstas se limitan a utilizar las redes del antiguo monopolio público de Telefónica de España sin contribuir a su financiación.

Ya somos 190.626