España, entre los países más caros de la OCDE en banda ancha

Para velocidades de 2,5 Mpbs y 6 GB de capacidad, las conexiones españolas lideraban en 2012 el 'ranking' de países más caros junto con Noruega y Chile.

España figura como uno de los países más caros en lo que a banda ancha, tanto móvil como fija, se refiere de los 34 que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Según el estudio Communications Outlook 2013, elaborado por dicho organismo con datos de septiembre de 2012, para velocidades de 2,5 megabits por segundo (Mpbs) y 6 GB de capacidad, España, con 52 dólares (39,8 euros) en términos de paridad por poder adquisitivo, lideraba el ranking de países más caros, junto con Noruega y Chile.

Mientras, por el lado contrario figuran Estonia, con 19,23 dólares (14,74 euros), Eslovaquia, con 16,83 dólares (12,91 euros) y Corea, con 16,35 dólares (12,53 euros). 

No obstante, según se va avanzado en velocidad y capacidad, España va retrocediendo puestos entre los países más caros.

Así, para velocidades de 15 Mbps por segundo y capacidades de entre 11 GB y 33 GB, España pasa a ser el tercer y cuarto país más caro respectivamente, superado por Chile y México, en 11 GB, y por México, Chile y Turquía, en el caso de los 33 GB.

Del mismo modo, para velocidades de 30 Mbps y capacidad de entre 14 GB y 42 GB, España pasa ya a ocupar el séptimo puesto entre los países más caros, por detrás de México, Chile, Turquía, Estados Unidos, Nueva Zelanda e Italia.

En lo que a banda ancha móvil se refiere, por ejemplo, los precios más altos para 2 GB de capacidad se dan en España, con 34,45 dólares (26,43 euros), seguido de Estados Unidos, con 33,61 dólares (25,78 euros) y Japón, con 33,20 dólares (25,46 euros), frente a Finlandia, con 7,11 dólares (5,45 euros), Luxemburgo, con 8,48 dólares (6,50 euros) y Estonia, con 9,04 dólares (6,93 euros).

En lo que se refiere a los precios por voz móvil, la OCDE señala que estos disminuyeron "notablemente" de 2010 a 2012, cuando mostraron una caída significativa en todos los modelos de consumo.

Las excusas de las operadoras

Fuentes de las operadoras han recordado en este sentido que los datos de este informe son de agosto y septiembre de 2012, es decir, antes de la aparición de las ofertas convergentes de móvil y fijo, que han contribuido a reducir "mucho" los precios en el mercado español.

Asimismo, las fuentes han señalado que la validez de dicho estudio es "cuestionable" en la medida en que no es un reflejo del mercado español actual y han recordado, además, que ya no tiene sentido analizar los servicios uno a uno, pues la contratación en el mercado español se hace ya en un porcentaje "muy elevado" en paquetes.

En referencia a informes de este tipo, que colocan a España como uno de los países más caros en lo que a servicios de telecomunicaciones se refiere, el presidente de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), Bernardo Lorenzo, señaló recientemente que, si bien los precios en España fueron altos en el pasado, esto ha cambiado en los últimos años y recordó que en 2012 los costes de los servicios móviles y fijos se redujeron un 14% y un 7%, respectivamente.

Crecimiento de la banda ancha móvil

La OCDE ha señalado que los países miembros deben asegurar que los mercados móviles permanecen abiertos y son competitivos con el fin de mantener la innovación y satisfacer la creciente demanda de datos.

El informe revela además que los ingresos por servicios de datos están creciendo a las tasas de dos dígitos en la mayoría de los países de la OCDE, en línea con la oleada de suscripciones de banda ancha inalámbrica, y se posiciona como la principal fuente de crecimiento para los operadores.

La organización menciona además que las autoridades y reguladores de este mercado podrían tener que intervenir para asegurar que haya suficiente oferta que satisfaga la demanda, especialmente en los países donde la competencia en redes de acceso fijo es insuficiente.

Ya somos 190.563