Pese a constatarse el espionaje de EEUU a los europeos

FACUA rechaza que la UE ceda en la protección de datos de sus ciudadanos para favorecer a empresas

La asociación lamenta la debilidad de la Comisión Europea para salvaguardar los derechos de los usuarios ante las presiones de corporaciones como Amazon, Microsoft, Google o Apple.

FACUA rechaza que la UE ceda en la protección de datos de sus ciudadanos para favorecer a empresas
La normativa de protección de datos está pendiente de aprobación desde enero de 2012. | Foto: VladimirovaS (CC BY-NC 2.0)

FACUA-Consumidores en Acción rechaza que la Unión Europea (UE) ceda en la protección de los datos personales de sus ciudadanos para favorecer a las grandes multinacionales y se muestre incapaz de regular sobre la materia.

La asociación lamenta la manifiesta debilidad mostrada por la Comisión Europea para sacar adelante una normativa fuerte que salvaguarde los derechos de los usuarios ante las presiones de corporaciones como Amazon, Microsoft, Google o Apple.

La normativa de protección de datos, pendiente de aprobación desde enero de 2012, planteaba medidas como obligar a que cada empresa contase con un gestor para garantizar el cumplimiento de la normativa, o que el almacenamiento y uso de datos requiriesen del consentimiento explícito del usuario.

FACUA denuncia que estos gigantes de la información, que se valen del propio Gobierno de los EEUU para imponer sus criterios, están consiguiendo sus objetivos no sólo con la modificación directa de estas propuestas, sino con el retraso en la aprobación de una legislación que lleva más de un año sin salir adelante.

Ahora, tras constatarse el escándalo de que EEUU espiaba a ciudadanos, instituciones, empresas y Gobiernos europeos a través del programa Prism, FACUA se cuestiona qué hace falta ya para que las instituciones y gobiernos que forman la UE pongan el pie en pared ante estas tropelías.

Una UE al servicio de las empresas

Para FACUA, cabe preguntarse de qué sirve una Unión Europea que no defiende los intereses de los ciudadanos que la conforman, sino los del poder económico representado por las grandes corporaciones.

Ejemplo de ello se dio el pasado mes de marzo, cuando el presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso, planteó reducir las indemnizaciones a los usuarios del transporte aéreo ante retrasos y cancelaciones, en lugar de velar por que se respete la limitada normativa actual.

FACUA considera necesario reforzar la participación de la sociedad civil y de los representantes de los consumidores y usuarios de Europa para contrarrestar el nefasto efecto que las presiones de los lobbies económicos está produciendo sobre una legislación que afecta a millones de ciudadanos.

Ya somos 188.763