Unas 15.000 hectáreas de disconformidad

La PALT advierte que las autoridades no se ponen de acuerdo en la superficie total de transgénicos

La plataforma señala que existen diferencias de más del 77% entre las 138.500 hectáreas de maíz transgénico indicadas por el ministerio y los datos ofrecidos por la Junta de Andalucía.

La Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos, de la que forma parte FACUA Andalucía, advierte que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) y la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía (Capma) difieren en los datos que ofrecen sobre la superficie total cultivada de transgénicos en España.

Esta misma semana, el Magrama ha publicado la estimación provisional de la superficie total de transgénicos producidos en España e indica que en 2013 se han cultivado 138.543,05 hectáreas de maíz transgénico, casi un 20% más respecto a 2012 (116.306,60 ha).

En el caso de Andalucía serían unas 2.500 hectáreas la superficie que habría incrementado desde 2012.

Sin embargo, la propia PALT demostraba en el Documento de reflexión para una moratoria de transgénicos en Andalucía, presentado el pasado mes de mayo, que existen diferencias significativas de más del 77% entre lo señalado por el ministerio y la consejería.

La plataforma advierte que a pesar de que la propia consejería insiste en que los datos aportados se refieren a aquellos agricultores que en la solicitud única de la PAC de los años 2010, 2011 y 2012 han declarado que han sembrado maíz transgénico, los porcentajes de desviación superan el 77%, con unas 15 mil hectáreas de diferencia, para el periodo 2010-2012 entre lo aportado por el Magrama y los datos que tiene la Capma.

Una cifra que, trasladándose a rendimiento, supone unas 140 mil toneladas de maíz transgénico de desfase, según los propios rendimientos que aporta la consejería en la Red Andaluza de Experimentación Agraria (RAEA).

Los datos de la PAC, más fiables

Tras la consulta realizada a la propia consejería del porcentaje de agricultores de maíz que solicitan ayudas de la PAC la respuesta es que más del 95% de éstos las piden, por lo que las cifras de maíz transgénico aportadas por la Capma se aproximan bastante a la realidad.

La plataforma señala que ya han denunciando en ocasiones que los datos aportados por el Magrama tienen escasa fiabilidad.

Aún más cuando están basados en estimaciones realizadas en función de la información que ofrecen las empresas proveedoras de semillas y no en mediciones reales de superficie cultivada, algo que sería relativamente "fácil" y más coherente, a través de las declaraciones de las ayudas de la PAC, en las que es obligatorio por parte de la persona solicitante indicar si la variedad sembrada está modificada genéticamente o no en las parcelas agrícolas de la explotación.

Aclaración de las cifras

Para la PALT, esta situación muestra la complicidad del ministerio y de las comunidades autónomas con la industria, inflando los datos del maíz transgénico en España. Por tanto, la plataforma exige a la Junta de Andalucía que aclare inmediatamente los datos de transgénicos en la comunidad andaluza basándose en realidades y no en estimaciones de las propias empresas interesadas.

Igualmente, recuerda que durante el mes de septiembre tendrá lugar la defensa de la proposición no de ley que insta al Gobierno de Andalucía a defender y poner en marcha mecanismos políticos, administrativos y legales que obran en poder del gobierno autonómico para prohibir los transgénicos en Andalucía.

Más concretamente prohibir los cultivos transgénicos en espacios naturales protegidos y en zonas donde la producción ecológica tiene una presencia importante, así como interés social y económico; los ensayos experimentales con cultivos transgénicos en territorio andaluz, haciendo especial hincapié en el maíz transgénico NK603 y trigo transgénico; el cultivo del maíz MON810 y patata Amflora; las importaciones, a corto – medio plazo, de materias primas y alimentos transgénicos, principalmente soja y maíz para alimentación animal.

Así como incluir en la interlocución entre la Junta de Andalucía y las organizaciones agrarias el debate sobre los transgénicos y la voz de las personas consumidoras y crear una comisión de trabajo y control de la prohibición realizada que garantice, al mismo tiempo, el seguimiento de la hoja de ruta.

Ya somos 188.765