FACUA advierte que Fomento podría aprobar una norma que favorecerá irregularidades en la factura de la luz

Una propuesta de Orden pretende que sigan funcionando contadores eléctricos con más de treinta años, además de permitir verificaciones menos fiables y con mayores márgenes de error autorizados en las mediciones del consumo eléctrico.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) ha dirigido una carta al ministro de Fomento, Francisco Alvarez Cascos, en la que muestra su rechazo a una propuesta de Orden sobre el control metrológico de los contadores eléctricos de inducción que de aprobarse favorecerá un aumento de las irregularidades en la factura de la luz de millones de usuarios dado que habrá menos garantías de que reflejen el consumo real.

La propuesta, elaborada por el Centro Español de Metrología del Ministerio de Ciencia y Tecnología, pretende que sigan funcionando contadores eléctricos con más de treinta años, aumentar los márgenes de error permitidos en las mediciones, reducir la fiabilidad de las mismas y demorar el plazo para la primera verificación desde su puesta en funcionamiento.

La medida, claramente lesiva para los intereses de los consumidores, podría tomarse sólo un año después de que Fomento regulase los procedimientos de verificación de los contadores de la luz, a través de la Orden 1.100/2002 del Ministerio de Fomento. La norma fue aprobada raíz de un informe emitido en 2001 por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) a petición de tres federaciones de consumidores andaluzas, entre ellas FACUA Andalucía, y la Junta de Andalucía.

El informe de la CNE confirmaba las sospechas de las federaciones. Las compañías eléctricas españolas pueden estar facturando a los usuarios cantidades no acordes a la energía que consumen, dada la antigüedad de un parque de contadores nunca revisado por inspectores de la administración.

Con la propuesta de Orden que podría aprobar Fomento, contadores fabricados en los años 70 e incluso antes, cuyas mediciones tienen una fiabilidad poco menos que dudosa, no serían sustituidos hasta que superen los 35 años, frente a los 30 establecidos en la norma de 2002. El plazo desde la verificación primitiva de un contador (la que autoriza su puesta en servicio) hasta la segunda pasaría de los 10 a los 16 años. Además, los márgenes de error permitidos en las mediciones del consumo eléctrico se verán aumentados y los resultados de las verificaciones serán menos fiables ya que también se modifican los procedimientos para su realización.

De hecho, FACUA considera que si se producen cambios en la regulación, deberían ir justo en la dirección contraria de la propuesta; así, la Federación demanda que los contadores eléctricos sean retirados cuando superen una antigüedad no superior a los veinte años.

FACUA considera positiva la reacción de la Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico de la Junta de Andalucía, que ha mostrado al Gobierno su oposición a la totalidad de los cambios planteados en la propuesta de Orden.

Alquiler de contadores

El informe de la Comisión Nacional de la Energía también llevó al Gobierno a reducir las tarifas del alquiler de los contadores eléctricos. Y es que la CNE señaló, como habían denunciado las federaciones de consumidores, que los usuarios llevaban años pagando a las eléctricas cantidades inadecuadas por el alquiler de estos contadores, no teniendo opción a su compra dados sus sospechosamente elevados precios.

Según el informe de la CNE, de los 19 millones de contadores en régimen de alquiler (datos de 2001), se desconoce la antigüedad de más del 16,4% (más de 3,1 millones) y más de 7,4 millones (más del 39%) superaba los quince años de vida sin haber sido objeto de verificación periódica. Y la Comisión indica que "con carácter general, se acepta internacionalmente que superados los primeros 15 años de vida, la fiabilidad de la medida no queda garantizada sin más".

Ya somos 203.748