FACUA advierte que la sustitución de los 906 supondrá un aumento de los fraudes en los próximos meses

La Federación considera un paso atrás en la protección de los consumidores la regulación aprobada por el Gobierno. En relación a los precios, el coste máximo de las llamadas a los nuevos 803, 806 y 807 se determina en función de la cuarta cifra, con una excepción, el 9, que puede dar origen a facturaciones astronómicas.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) cree que las líneas 803 (para adultos), 806 (ocio y entretenimiento) y 807 (servicios profesionales), sustitutas de los 906, supondrán un aumento de los fraudes en los próximos meses dada la confusión que van a originar entre los consumidores. FACUA considera que la normativa que regula las líneas de tarificación adicional supone un paso atrás del Gobierno en la protección de los consumidores.

La Federación considera lamentable que el Gobierno no haya aceptado que el usuario deba solicitar expresamente a su compañía telefónica el acceso a estas líneas, como se hizo a comienzos de los 90 con los 903. La normativa sólo plantea el derecho de los consumidores a solicitar a su compañía que inactive la posibilidad de llamar a los 803, 806 y 807.

Asimismo, FACUA critica el hecho de que el Código de Conducta aprobado por el Gobierno permita que continúen produciéndose engaños a los consumidores a través de teléfonos de supuestos adivinadores, clasificando los mismos como "servicios de ocio y entretenimiento", los destinados a las líneas 806.

La Federación demanda al Gobierno que ponga en marcha campañas continuadas de inspección para sancionar y retirar las autorizaciones a las empresas que cometan irregularidades a través de estos teléfonos.

FACUA advierte que el coste máximo por minuto de las llamadas a los nuevos números de tarificación adicional se determina en función de la cuarta cifra, con una peligrosa excepción, las líneas que continúen con un 9, para las que no se han establecido límites. Así lo plantea una Resolución de 16 de julio de 2002 del Ministerio de Ciencia y Tecnología, en la que regula las tarifas por minuto permitidas en el horario con el precio más elevado.

Cuanto más alta sea la cuarta cifra, más caro será el coste por minuto, desde un precio menor o igual a 0,35 euros más IVA si se llama desde un fijo y 0,65 euros desde un móvil en el caso de las líneas que continúen con 0 o 1, hasta una cantidad nunca inferior a los 3,15 (fijo) o 3,45 euros (móvil) en los números que sigan con la cifra 9. Con ello, las facturaciones pueden llegar a ser astronómicas. El Ministerio de Ciencia y Tecnología ha anunciado que inicialmente no se abrirán las categorías con el 6, 7, 8 y 9 en la cuarta cifra.

En lo que se refiere a las conexiones a Internet a través de líneas 906, motivo de numerosas reclamaciones dado que en muchísimos casos las páginas web que ofertan estos servicios no informan claramente de esta circunstancia, el Ministerio ha establecido una ampliación de los 906 hasta el 31 de diciembre. A partir de entonces entrará en vigor una nueva categoría específica para Internet que comenzará por 907.

En el terreno positivo, la Federación señala que los usuarios que reciban facturaciones por llamadas a estas líneas que consideren indebidas al no haberlas realizado o sufrido una publicidad engañosa, podrán presentar las debidas reclamaciones paralizando su pago hasta que éstas se resuelvan.

En su informe Los timos de las líneas 800 (antes 906), la Federación denuncia ocho tipos de timos y abusos a través de las líneas de tarificación adicional. Entre ellos, falsas ofertas de trabajo, videntes, páginas web supuestamente gratuitas que suponen un coste desproporcionado por la conexión a Internet, regalos que acaban costando menos que la llamada que hay que realizar para confirmarlos...

Ya somos 203.748