Se usaban para aumentar la musculatura

Sanidad retira tres productos usados por culturistas como alternativa a los esteroides

Las marcas prohibidas para su comercialización son Episdrol, Epistane y Phreak, y su principio activo se ha asociado con enfermedades hepáticas graves, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal y embolia pulmonar.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ordenado la retirada del mercado de Episdrol, Epistane y Phreak, tres productos utilizados en el entorno del fisioculturismo como alternativa a los esteroides anabólicos para aumentar la masa y la fuerza muscular.

En los últimos meses, la Aemps ha tenido conocimiento, a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H), de tres notificaciones espontáneas de casos graves de colestasis hepática asociados al uso de estos productos, recibidas en el Centro Andaluz de Farmacovigilancia. Paralelamente también se recibieron varias denuncias de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Según explica la agencia, en el etiquetado de Episdrol y Epistane figura el 2a,3a-epithio-17a-methyletioallocholan-17beta-ol (también denominado metilepitiostanol ó 2a,3a-epithio-17a-methyl-5a-androstan-17beta-ol), cuya presencia ha sido demostrada en los análisis llevados a cabo a las muestras de estos productos por el Laboratorio Oficial de Control (LOC) de esta agencia.

La inclusión del principio farmacológicamente activo metilepitiostanol les confiere la condición legal de medicamentos, según la ley de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. Lo mismo sucede con Phreak, en cuyo etiquetado figuran el 4-chloro-17a-methyl-androst-1,4-dien-3*,17*-diol (también denominado halodrol) y el 2a,17a-dimethyl-etiocholan-3-one (también denominado metasterona, metildrostanolona, superdrol ó 2a,17a-dimetil-5a-androst-3-ona-17*-ol), confirmados igualmente en pruebas de laboratorio que también han detectado metiltestosterona.

El metilepitiostanol es una prohormona que en el cuerpo se metaboliza dando lugar a la sustancia hormonal desoximetiltestosterona, que puede producir efectos adversos que, en función del individuo y de la duración del tratamiento, pueden ser importantes y, en ocasiones, irreversibles.

La metasterona o superdrol y la metiltestosterona, por su parte, son principios activos que están estructuralmente relacionados con la testosterona y que poseen actividad hormonal anabolizante.

El consumo de metasterona tal como viene reflejado en diversos artículos científicos, ha sido asociado a enfermedades hepáticas, que pueden llegar a ser muy graves, tales como colestasis hepática o hepatotoxicidad.

En este sentido, la Aemps advierte de que existe información publicada por las autoridades de reacciones adversas producidas por productos comercializados como complementos alimenticios para el fisicoculturismo, en cuyo etiquetado aparecen esteroides o alternativas a esteroides, cuyo consumo se ha asociado a casos de lesiones hepáticas graves, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia renal y embolia pulmonar.

Además, estos productos, comercializados como complementos alimenticios, no han sido notificados a la agencia como marca la ley, por lo que no están comercializados legalmente como tales. Por lo tanto, las autoridades sanitarias consideran que su consumo "podría suponer un importante riesgo para la salud pública".

Por ello, ha ordenado la prohibición de su comercialización y la retirada del mercado de todos los ejemplares de los citados productos.

Ya somos 190.599