Multa de 4,8 millones a cuatro fabricantes de ascensores por desacreditar a sus competidores

Zardoya Otis, Schindler, Eninter e Imen enviaron, según la CNC, misivas con manifestaciones "aptas" para "desacreditar, menospreciar o denigrar" a otras empresas del sector.

La Comisión Nacional de Competencia (CNC) ha impuesto una multa total de 4,8 millones de euros a cuatro empresas fabricantes de ascensores por una práctica de competencia desleal consistente en obstaculizar la actividad de empresas competidoras en el mercado de mantenimiento de elevadores, según informó este organismo.

Las empresas multadas son Zardoya Otis, Schindler, Eninter e Imen, sociedades que, según la CNC, enviaron misivas con manifestaciones "aptas" para "desacreditar, menospreciar o denigrar" a los competidores en el mercado de mantenimiento y reparación de ascensores.

Competencia estima que los actos desleales "falsean la libre competencia cuando afectan a la capacidad de competir de otras empresas o alteran el funcionamiento del mercado limitando dicha capacidad".

"En este caso, entorpeciendo la consolidación de las pequeñas empresas dedicadas al mantenimiento y reparación de ascensores fabricados e instalados por otros operadores, afectando con ello al interés público", explica la CNC.

Por todo ello, el consejo del organismo que preside Joaquín García Bernaldo de Quirós ha resuelto imponer una multa de 2,84 millones de euros a Zardoya Otis, de 1,89 millones a Schindler, de 103.533 euros a Eninter y de 25.732 euros a Imem.

La multa es fruto del expediente abierto en abril de 2012 contra estas cuatro empresas e Inelsa, tras recibir una denuncia de una mancomunidad y de un competidor (Citylift).

Alerta de falta de medios    

En la resolución dictada ahora, el consejo de la CNC estima que de las comunicaciones enviadas por estas empresas a sus clientes "sólo puede deducirse que en ellas existe el propósito de descalificar y denigrar a los competidores no integrados verticalmente, apelando a los riesgos inherentes en la contratación de sus servicios de mantenimiento haciendo referencia a la supuesta falta de medios, de formación adecuada y de medidas de seguridad".

Competencia argumenta que los fabricantes e instaladores de ascensores son operadores verticalmente integrados que parten con una ventaja competitiva en el mercado conexo de mantenimiento y reparación de este sector.

Según la CNC, esta estructura de mercado, caracterizada por operadores más fuertes, con redes en el mercado minorista, genera barreras a la entrada en el mercado de instalación y mantenimiento, "barreras que se han visto reforzadas por las conductas individuales sancionadas".

Respecto a la quinta empresa investigada, Inelsa, Competencia dice que no ha quedado acreditada la infracción, por lo que ha archivado las actuaciones relacionadas con ella.

Ya somos 188.801