Tal como pedían FACUA y Sepla

El Comité de Transportes de la Eurocámara rechaza reducir el descanso de las tripulaciones aéreas

La votación en contra abre una vía para que la Comisión Europea reconsidere introducir cambios considerables en el texto antes de remitirse a la votación del Parlamento Europeo, probablemente en la semana del 21 de octubre.

El Comité de Transportes de Parlamento Europeo ha rechazado este lunes la propuesta de ley sobre limitación de tiempos de vuelo de las tripulaciones aéreas, tal como demandaban organizaciones como FACUA-Consumidores en Acción y el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla).

Los profesionales aéreos venían denunciando que la propuesta de la Comisión Europea permitía prácticas potencialmente peligrosas que podrían producir fatiga en las tripulaciones, con el consiguiente riesgo para la seguridad.

Pilotos y tripulantes de toda Europa se felicitan por esta decisión y piden a la Comisión que modifique su propuesta. Con una amplia mayoría de 21 votos contra 13, la votación supone un aviso para que la Comisión modifique su propuesta normativa con mejoras en materia de seguridad y redacte un texto que se base en criterios científicos que velen por la seguridad de los pasajeros.

"El Parlamento Europeo ha optado por mantener la seguridad de los pasajeros como la prioridad número uno para Europa", se felicita Nico Voorbach, piloto y presidente de la Asociación Europea de Pilotos (European Cockpit Association, ECA).

"Estamos encantados con esta decisión y felicitamos al Parlamento Europeo por su fuerte posición en materia de seguridad aérea. Esto es lo que esperan los ciudadanos europeos. Oponerse a la propuesta era la única posición razonable", añade.

Para Voorbach, "no era aceptable que la Comisión permitiera vuelos nocturnos de entre 11 y 12 horas y media, mientras los científicos consideran que hay que limitarlos a 10". Por ello, desde la ECA piden a la Comisión "que retire esta propuesta y vuelva con un texto que garantice de manera real la seguridad aérea".

Por su parte, Elisabetta Chicca, presidenta del Comité de Tripulantes de Cabina de la Federación Europea de Trabajadores del Transporte (ETF) considera que "permitir que los tripulantes puedan tener un tiempo de actividad entre horas de vuelo y de imaginaria de hasta 22 horas es, simple y llanamente, inseguro".

"Si la Comisión quiere demostrar que su compromiso con la seguridad es real, debe cambiar su propuesta”, recalca.

Para François Ballestero, secretario político de ETF, "los ciudadanos europeos esperan una armonización de las normas hacia los niveles de seguridad más altos que existan, basados en las buenas prácticas y en las evidencias científicas sobre la materia".

"La Comisión tiene ahora la oportunidad de adaptar su propuesta a las evidencias científicas ya existentes. Ignorar deliberadamente tales evidencias, e intentar sacar adelante esta ley a través del Parlamento no ha funcionado. Esperamos que la Comisión haya captado el mensaje y actúe en consecuencia", apostilla Ballestero.

"La Comisión insiste en las mejoras en seguridad que su propuesta traerá", puntualiza Philip Von Schöppenthau, secretario general de ECA. "Lo que no dicen es que su punto de partida es muy bajo, y que han elegido algunas de las peores prácticas existentes en Europa para comparar su propuesta con ellas".

El texto, según Von Schöppenthau, contiene "importantes agujeros en materia de seguridad que deben cerrarse para asegurar que los vuelos son seguros".

"Un avión con motores nuevos de fábrica y ventanillas nuevas en la cabina es bonito. Pero mientras haya un golpe en el ala, el avión seguirá siendo inseguro. Ése es el problema que hay con la propuesta de la Comisión, y es por lo que ésta debe ser retirada y cambiada", defiende.

Votación en el pleno del Parlamento europeo

Tras el rechazo del Comité de Transportes, la proposición se someterá a votación en el pleno del Parlamento Europeo, probablemente en la semana del 21 de octubre. El periodo de alegaciones finaliza el día 25 de octubre.

Dicho día, el periodo de alegaciones del Consejo de Ministros también finaliza, y los ministros de Transportes de los Estados miembros tienen la oportunidad de seguir el ejemplo del Parlamento y rechazar la propuesta de la Comisión.

El rechazo de la propuesta de FTL (flight time limits, limitaciones de tiempo de vuelo) abre una vía para que la Comisión Europea reconsidere introducir cambios considerables en el texto antes de remitirse a la votación del Pleno.

Entre esos cambios para garantizar una ley segura, deberían encontrarse la limitación de los vuelos nocturnos a diez horas –tal y como los científicos han recomendado para garantizar un límite seguro- y un tope máximo de 18 horas de actividad sumando el tiempo de imaginaria y las horas de vuelo, defienden los pilotos.

Además, se debería permitir que los Estados miembros de la Unión mantengan sus propios límites de actividad cuando éstos sean más restrictivos y protectores contra la fatiga –y hacerlo no sólo para casos específicos- en vez de tener que bajar sus estándares de seguridad para armonizarlos con las leyes europeas, alega Sepla.

Ya somos 190.555