15 años por un delito de prevaricación

Inhabilitada la juez Coro Cillán por contratar a un amigo como administrador judicial de un local

Colocó a un íntimo con un sueldo de 2.500 euros mensuales. La denunció uno de los propietarios de la discoteca madrileña Moma.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid  ha condenado a la juez de Instrucción número 43 de Madrid, María del Coro Cillán García de Iturrospe, a una pena de inhabilitación de 15 años para ejercer cualquier cargo público, al haberla encontrado culpable de un delito de prevaricación en la administración judicial de la discoteca madrileña Moma. Igualmente se la condena a 18 meses de multa a razón de 15 euros diarios.

Las sanciones y el juicio contra la juez se abrieron a raíz de una denuncia en la que uno de los propietarios de la discoteca acusaba a la magistrada de colaborar con sus socios para conseguir el traspaso del establecimiento.

Los magistrados, en su sentencia, le dan la razón y consideran que Cillán colocó, además, como administrador judicial de la discoteca a un "amigo íntimo" y le concedió un sueldo de 2.500 euros mensuales.

El Consejo General del Poder Judicial había suspendido cautelarmente el pasado mes de abril a la juez tras la apertura de juicio oral contra la juez.

La sentencia considera que la conducta de la juez en el curso de este proceso debe ser calificada de prevaricación (tomar decisiones injustas a sabiendas) y la condena por ese delito.

Ya somos 190.684