La leche materna puede ser la clave para proteger a los bebés de la infección por VIH

En 2011 un total de 330.000 niños contrajeron el VIH de sus madres durante el embarazo o el parto o a través de la lactancia materna, según datos de Unicef.

Investigadores de la Universidad de Duke, en Durham, Estados Unidos, han identificado una sustancia en la leche materna que neutraliza el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y puede proteger a los bebés de contraerlo a través de sus madres infectadas.

La proteína, llamada tenascina-C o TNC, se había reconocido anteriormente por su papel en la cicatrización de heridas pero no por tener propiedades antimicrobianas. El descubrimiento, publicado este lunes en Proceedings of the National Academy of Sciences, podría conducir a posibles estrategias de prevención del VIH.

En el artículo, los investigadores describen cómo la proteína TNC en la leche materna se une y neutraliza el virus del VIH, lo que podría proteger a los lactantes expuestos que de otro modo podrían infectarse por repetidas exposiciones al virus.

"A pesar de que contamos con medicamentos antirretrovirales que pueden funcionar para prevenir la transmisión de madre a hijo, no todas las mujeres embarazadas se hacen la prueba del VIH y menos del 60 por ciento reciben los medicamentos de prevención, sobre todo en los países con pocos recursos", explica Sallie Permar, profesora asistente de Pediatría, Inmunología y Genética Molecular y Microbiología de Duke.

En este sentido, destaca la necesidad de estrategias alternativas para prevenir la transimisión del VIH de la madre al niño.

Según Unicef, en 2011 un total de 330.000 niños contrajeron el VIH de sus madres durante el embarazo o el parto o a través de la lactancia materna.

Como las organizaciones de salud internacionales han fijado la meta de eliminar las infecciones de la madre al niño, los investigadores trabajan para desarrollar alternativas seguras y asequibles a la terapia antirretroviral que se puedan utilizar para bloquear la transmisión del VIH a los lactantes.

Las investigaciones del equipo de Duke

Permar y sus colegas se centraron en la leche materna, que durante mucho tiempo ha sido reconocida como una cualidad protectora que inhibe la transmisión madre-hijo a pesar de las múltiples exposiciones diarias durante meses e incluso años.

Estudios anteriores habían identificado algunas propiedades antivirales en la leche materna, pero la mayoría de la actividad neutralizante del VIH de la leche materna seguía sin explicación, con análisis más recientes que apuntaban a una proteína que todavía no se había identificado.

En su estudio, el equipo de Duke examinó muestras de leche madura de mujeres no infectadas para neutralizar la actividad frente a un panel de cepas del VIH, confirmando que la totalidad de la actividad de neutralización del VIH detectable estaba en la parte con alto peso molecular. Mediante el uso de un proceso de separación de proteínas de varios pasos, los investigadores redujeron la actividad de neutralización de VIH detectable a una sola proteína, que identificaron como TNC.

"TNC es un componente de la matriz extracelular que es parte integral de la forma en la que los tejidos se mantienen juntos", dijo Permar, quien agregó que el coautor Harold Erickson, profesor de Biología Celular en Duke, fue uno de los primeros en identificar y describir las ETN en la década de 1980.

"Se trata de una proteína implicada en la cicatrización de heridas, que juega un papel en la reparación tisular. También es conocida por ser importante en el desarrollo del feto pero nunca se había descrito como un componente de la leche materna o por sus propiedades antivirales", explicó. Mediante un análisis más detallado vieron cómo TNC trabaja contra el VIH al bloquear la entrada del virus.

La proteína es efectiva en la captura de partículas de virus y neutralizarlas, al unirse específicamente a la envoltura del VIH, unas propiedades que proporcionan una protección generalizada contra la infección.

Posible terapia preventiva

"Es probable que TNC está actuando en concierto con otros factores antiVIH en la leche materna, por lo que es necesaria más investigación para explorarlo", apuntó Permar.

Este experto adelantó que por la actividad de amplio espectro de TNC, de unión y neutralización del VIH-1, podría ser desarrollada como una terapia de prevención del VIH, administrada por vía oral a los niños antes de la lactancia materna, de forma similar a la rehidratación oral que se administra rutinariamente a los recién nacidos en las regiones en desarrollo.

Permar agregó que TNC también parece ser inherentemente segura, ya que es un componente natural de la leche materna y puede evitar el problema de la resistencia del VIH a los regímenes antirretrovirales. "El descubrimiento del efecto inhibidor del VIH de esta proteína común en la leche materna proporciona una posible explicación de por qué los lactantes nacidos de madres infectadas por el VIH no se infectan con más frecuencia de lo que hacen", sentenció Barton F. Haynes, director de el Instituto de Vacunas de Duke.

Ya somos 190.641