La compañía se compromete a sustituirlos

Un problema en el ensamblaje provoca que portátiles Latitude E6430 de Dell huelan a orín de gato

La firma ha terminado reconociendo un problema que numerosos usuarios llevan denunciando desde hace cinco meses.

El fabricante de ordenadores Dell ha terminado reconociendo que el olor a orín de gato que muchos usuarios llevan meses denunciando en sus portátiles Latitude E6430 no se debe a falta de higiene de sus propietarios, sino a un defecto de fabricación.

La queja puede leerse en los foros de asistencia técnica de Dell desde el pasado mes de junio, pero, al principio, no fue tomada en serio. Algunos usuarios aseguraban que sus portátiles  olían como el cajón donde sus gatos realizan sus necesidades. La compañía se ha comprometido a sustituir los equipos que huelen mal.

El primer usuario en advertirlo, Three West, escribió en este foro que su ordenador olía "como si hubiese sido ensamblado cerca del cajón de arena de un gato". Tal olor, explicaba, parecía localizarse en el teclado, una observación confirmada por otros clientes.

Inicialmente, la empresa se limitó a sugerir a los clientes afectados que limpiasen bien los conductos de ventilación de sus equipos. Un técnico de Dell aconsejó utilizar aire comprimido, a lo que un usuario contestó: "No hay suficiente aire comprimido en el mundo para borrar el inmundo olor que sale del portátil".

El fabricante intentó entonces solucionar la incidencia reemplazando las unidades afectadas por este olor a pis de gato, pero hubo varios casos en los que los clientes denunciaron en el foro que el equipo de sustitución olía exactamente igual de mal que el anterior.

"Me pasa lo mismo. Al principio creí que había sido uno de mis gatos, que había marcado el PC. Pero no. Fui a la tienda y lo cambié por otro y el nuevo seguía teniendo el mismo problema", advertía uno de ellos.

Ante el incremento de quejas y del número de países desde las que se vienen produciendo, Dell ha terminado por admitir en sus foros de ayuda que el desagradable olor se originó en una parte de su proceso de fabricació, que fue modificada en octubre y no debería seguir causando el problema en los nuevos equipos a la venta. Así lo ha asegurado el 30 de octubre el consultor de la compañía que se identifica como SteveB.

Dell no ha ofrecido más detalles sobre las causas de esta incidencia, pero sí ha asegurado que, en ningún caso, el olor supone un peligro para la salud de quien lo inhala. La respuesta de SteveB sólo puede ser leída por aquellos que cuenten con un usuario y una contraseña en los foros de la compaía.

Ya somos 190.548