Se limitó a opinar sobre un hecho noticiable

Un juez desestima la demanda de Ryanair contra un piloto que cuestionó públicamente sus prácticas

Considera que sus expresiones en un medio de comunicación fueron "proporcionadas". Tanto Fomento como la autoridad de aviación irlandesa recomendaron a la compañía modificar su política de combustible.

La Justicia de Madrid ha desestimado la demanda de Ryanair contra el piloto Jorge Ruiz de Almirón. La aerolínea irlandesa consideraba que sus declaraciones, en las que cuestionaba públicamente las prácticas de la compañía en los casos de aterrizajes de emergencia por falta de combustible, atentaban contra su derecho al honor.

Según informa en un comunicado el sindicato de pilotos Sepla -con el que FACUA-Consumidores en Acción mantiene un acuerdo de actuación conjunta- la magistrada del Juzgado de Primera Instancia de Madrid considera que el derecho al honor de Ryanair no ha sido vulnerado por las declaraciones del piloto de Iberia, que se limitó a "opinar sobre un hecho noticiable" sin que ninguna de ellas resultase "innecesaria, insultante o vejatoria".

Estas manifestaciones "atienden a una serie de acontecimientos cuya realidad no se ha cuestionado y que revelan que algo falló en la planificación de los tres vuelo", señala la jueza, que prosigue: "Si se tuvo que activar la alarma por combustible en el aeropuerto de Valencia es que las previsiones no fueron las adecuadas para atender situaciones como la producida –desvío de los aviones a otro aeropuerto por circunstancias meteorológicas-".

La sentencia estima que José Ruiz de Almirón se limitó a ejercer su derecho de expresión, que "atendiendo a las circunstancias descritas, debe prevalecer en este caso sobre el derecho al honor" defendido por Ryanair en su demanda inicial.

Aval a las tesis de SEPLA

Sepla se ha felicitado por la sentencia, que avala las tesis mantenidas desde el sindicato y diversas instituciones sobre la política de combustible de la compañía.

Un aval, según Sepla, ratificado por la propia Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) española, y la Autoridad Irlandesa de Aviación (IAA), que recomendaron a Ryanair revisar su política de combustible tras estos sucesos.

Desde el verano de 2012, Ryanair se ha embarcado en múltiples procesos judiciales contra medios de comunicación, instituciones y asociaciones como FACUA, e incluso personas físicas por supuestas vulneraciones a su derecho al honor. La mayor parte de ellas han sido desestimadas.

"Ryanair ha demostrado así su intención de acabar con cualquier voz que ponga en duda su política empresarial y de seguridad", señala Sepla en el comunicado.

En el mismo sentido se explica su "constante negativa a reconocer cualquier tipo de representación sindical entre sus empleados", denuncia el sindicato, o su reciente decisión de despedir a un piloto que cuestionó por televisión las prácticas de la compañía.

Ya somos 188.801