Alertan de que la leche de crecimiento no aporta ningún valor añadido a una dieta equilibrada

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) cuestiona el uso de estas fórmulas de productos lácteos para satisfacer las necesidades nutricionales de los niños de corta edad.

FACUA-Consumidores en Acción informa de que el uso de fórmulas de productos lácteos de crecimiento no aporta ningún valor añadido a una dieta equilibrada para satisfacer las necesidades nutricionales de los niños de corta edad, según advierte la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Los expertos científicos de EFSA no pudieron identificar “ninguna función particular” de las fórmulas para niños de corta edad, conocidas como “fórmulas de crecimiento”, en la dieta de los niños (aquellos entre 1-3 años).

La conclusión a la que han llegado los expertos es que la proporción de nutrientes de estos complementos no son más efectivas que en otros alimentos que constituyan la dieta normal de los niños de corta edad.

Los hallazgos figuran en el informe Opinión Científica de la EFSA sobre las necesidades nutricionales y la ingesta alimentaria infantil de los niños de corta edad en la Unión Europea, realizados a petición de la Comisión Europea.

La EFSA señala que, en los últimos años, un número cada vez mayor de bebidas hechas a base de leche y productos similares concebidas para su uso por parte de niños de corta edad –etiquetadas como “leche de crecimiento”, “leche para niños pequeños” o parecido– se comercializan en los Estados Miembros.

A diferencia de la leche para lactantes y las fórmulas de continuación, las fórmulas para niños de corta edad no están sujetas a normas específicas de la UE. Por ello, la Comisión está evaluando la pertinencia de recomendar disposiciones especiales para estos productos en una futura legislación.

El panel de Productos Dietéticos, Nutrición y Alergias (NDA) de EFSA también fue consultado para prestar asesoramiento sobre cómo las necesidades dietéticas de lactantes y niños de corta edad evolucionan durante los tres primeros años de vida, así como establecer los niveles nutricionales que considera adecuados para la mayoría de lactantes y niños de corta edad sanos y de peso normal.

Una de las determinaciones alcanzadas por el panel fue que los lactantes y los niños de corta edad realizan altos consumos de energía, proteínas, sal y potasio, pero bajos consumos de fibra dietética.

Aunque este consumo de proteína, sal, potasio y fibra no se encuentra a un nivel inquietante, el consumo generalmente elevado de energía puede contribuir a un desfavorable aumento de peso corporal.

Los expertos consideran que existen otras alternativas eficaces, como la leche de vaca enriquecida, los cereales y alimentos elaborados a base de cereales enriquecidos, suplementos o la introducción temprana de carne y pescado a la alimentación complementaria, además del consumo frecuente y continuado de estos alimentos.

La EFSA llevará a cabo un seguimiento del dictamen con una segunda valoración, prevista para 2014, para asesorar a la Comisión sobre la composición básica de las fórmulas.

Ya somos 190.584